El coaching empresarial se refiere a un proceso de acompañamiento a las personas para desarrollar su capacitación en el ámbito laboral. El objetivo de esta herramienta es maximizar el talento profesional y personal. El coach ejecutivo es el perfil profesional especialista en el crecimiento personal y en el funcionamiento de equipos.

Hoy en nuestro blog queremos hablarte de esta técnica, que cada vez adoptan más los departamentos de Recursos Humanos para impulsar las habilidades de cada trabajador. Si quieres especializarte en coaching y mentoring ejecutivo puedes formarte a través de nuestro Máster Experto en Liderazgo y Dirección de Equipos de Trabajo

Ventajas del coaching empresarial

Gracias al coaching ejecutivo, las personas – llamadas coachees en este caso – consiguen descubrir y definir sus objetivos, ya que el coach se encarga de estimular el auto-descubrimiento y, también, de generar la capacidad de buscar soluciones y de mantener la calma en todo tipo de situaciones. Por ello, se trata de una metodología que aporta ventajas a los empleados, pero también a las organizaciones.

Beneficios para los coachees:

  • Potenciación de las capacidades y puntos fuertes de los empleados.
  • Superación de miedos y obstáculos.
  • Incremento de la satisfacción en el ámbito laboral.
  • Mejor toma de decisiones en base a conocimientos, argumentos y valores.
  • Más confianza en sí mismas.
  • Mayor motivación laboral.

Beneficios para las empresas 

  • Desarrollo de la fidelización del talento interno.
  • Fomento del apoyo y responsabilidad ejecutiva.
  • Potenciación de las capacidades de las personas.
  • Innovación en los modelos de gestión.
  • Mejora de los resultados de negocio.
  • Mayor facilidad en la asignación de cambios empresariales.

Cómo aplicar el acompañamiento laboral

El coaching empresarial se ha convertido en un aliado para las empresas por los buenos resultados que ofrece. De hecho, según datos de la Federación Internacional de Coaching (ICF), el 96% de las compañías que han introducido la técnica, repetiría su aplicación en el futuro.

Pero, ¿cómo podemos aplicar el acompañamiento profesional? Inicialmente, el coach ejecutivo debe estudiar la situación e identificar los aspectos a trabajar, según los objetivos que se quieren alcanzar. También debe contemplar por qué esas metas no se han cumplido y establecer un buen plan de acción para conseguir resultados. El entrenador se encarga de gestionar cambios, encontrar el equilibrio profesional y personal, incrementar la productividad o de mediar para afrontar conflictos.

El coaching ejecutivo está pensado para que las personas saquen lo mejor de sí mismas, a través de la potenciación de la motivación personal y grupal. Por ello, la comunicación entre el coach y el coachee ha de ser clara y debe incluir la comprensión de expectativas y temores. Asimismo, un buen coach debe adaptarse a cada caso y empatizar con los miedos, desafíos y retos de la persona. Es muy importante que el entrenador genere confianza y respete la confidencialidad. El experto también debe reforzar la autoestima del asistente y resolver sus dudas durante el proceso para que el empleado pueda cumplir con la meta establecida.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies