Experiencia, apoyo y mucho networking. Además de la financiación, estos tres factores son clave para los emprendedores a la hora de impulsar sus ideas en el mercado. Para ello, el mentor cumple una función fundamental. Se trata de la persona que ayuda a la startup a dar sus primeros pasos y a mejorar su posicionamiento. Por lo tanto, es quien cree en la idea y quien, junto al emprendedor, lucha por llevarla a lo más alto.

Si eres emprendedor/a, quédate. Hoy te contamos cómo un instructor puede ayudarte con tu proyecto y cuál es el mentoring más adecuado. Y si te interesa esta área y quieres especializarte en el ámbito, puedes formarte a través de nuestro Curso Superior en Coaching y Mentoring y convertirte en tu propio mentor.

¿Cómo ayuda el mentor a los emprendedores?

En el ecosistema emprendedor, esta figura está cada vez más asentada y su implicación significa una mayor seguridad para quienes se inician en el mundo empresarial. El mentor se encarga de cumplir funciones más ejecutivas, pero también de entender y seguir todo el proceso de evolución de la startup. Para ello, este profesional comparte sus conocimientos y contactos con el emprendedor, con el fin de darle un mayor despegue a la idea de negocio. En este sentido, es importante que como impulsor del proyecto, sepas qué tipo de ayuda necesitas. Es decir, si buscas un tipo de asistencia más enfocada al marketing, el mentoring deberá ser especializado en dicha área. Y, si por ejemplo, requieres asesoramiento para el desarrollo de proyecto, el asesor deberá conocer profundamente el sector.

La relación entre el instructor y el emprendedor puede durar desde dos o tres meses hasta dos años. Eso sí, el contacto debe ser constante y lo indicado es tener mínimo una reunión al mes. Debes tener en cuenta también que, con el paso del tiempo, este profesional puede adquirir un porcentaje del negocio (entre el 0,5% y el 1%) o, incluso, terminar formando parte del equipo. Pero mayoritariamente, esto sucederá siempre a largo plazo.

En general, las etapas del mentoring son las siguientes:

  • Fase inicial: en un principio, la ayuda del instructor se centrará en incubar la idea y en planear su lanzamiento en el mercado.
  • Aceleración: en esta fase, el objetivo es analizar cómo el proyecto va a generar dinero y cómo se va a realizar el seguimiento de los resultados.
  • Expansión: aquí el apoyo se centra en la gestión de la empresa (managment) y en definir las estrategias idóneas de crecimiento.

Elige un buen mentoring 

Como emprendedor debes saber que la figura del instructor no siempre actúa de forma desinteresada. Si éste pide un retorno a corto plazo, es señal de que sólo busca su propio beneficio. El buen mentoring es el que cree en el proyecto desde una perspectiva de consultor o asesor.

Un buen instructor es aquel que escucha, empatiza e intenta buscar la mejor solución para cada caso. La mejor forma de identificar al perfil ideal es preguntar a los creadores que hayan utilizado sus servicios. De esta forma, confirmarás que el experto tiene experiencia en la materia. Lo cual, te generará confianza y buenos contactos para tu iniciativa emprendedora.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies