La prevención de riesgos laborales es el conjunto de medidas que buscan promover la salud y seguridad entre los trabajadores.

En el caso de las oficinas y despachos, aunque pueda parecer que el puesto que se ocupa no supone riesgos para la salud, sucede todo lo contrario. Por ello, en el post de hoy repasamos cuáles son las principales pautas preventivas y te damos algunos consejos para reforzar la seguridad en este tipo de trabajo. ¡Acompáñanos!

Y si quieres formarte en el ámbito de la prevención de riesgos, quizá puede interesarte nuestro Curso Superior en Primeros Auxilios

Medidas básicas para la prevención de riesgos laborales

Si bien es cierto que cada puesto de trabajo requiere unas medidas de precaución laboral distintas, existen una serie de pautas básicas que deben adoptar todas las empresas y empleados. A continuación, vemos cuáles son:

Higiene

El objetivo es identificar y supervisar los agentes físicos como el ruido, el frío o la calor, o las radiaciones, por ejemplo. Asimismo, aquí también se incluyen los riesgos químicos o biológicos.

Seguridad

La seguridad hace referencia a comprobar que el puesto de trabajo se desempeña en condiciones óptimas. Aquí entra la verificación de herramientas, el estado de las instalaciones o el protocolo de actuación en caso de incendio o fallo eléctrico.

Psicosociología

Se trata de contemplar los aspectos psicosociales que intervienen en el ámbito laboral: la calidad de las relaciones personales, la sobrecarga de trabajo, el control del estrés, etc.

Ergonomía

Este concepto, propio de la prevención de riesgos laborales, se refiere al cuidado de aspectos como la iluminación, temperatura y dimensiones apropiadas para el trabajo a desempeñar.

Recomendaciones para adoptar medidas preventivas en oficinas

Trabajar en una oficina requiere adoptar distintas pautas para la prevención de riesgos. A continuación te dejamos unos cuantos consejos para garantizar la seguridad en el trabajo. Como verás, todos tienen relación con la carga postural, condiciones ambientales y factores psicosociales. ¡Toma nota y no descuides tu bienestar físico y psíquico!

  • Cuida la postura corporal. Apoya la espalda en el respaldo y sitúa los pies en el suelo hasta formar un ángulo de 90º. Y si lo necesitas, emplea un reposapiés.
  • Cuenta con el espacio necesario en tu mesa: evita almacenar material innecesario para conseguir más amplitud y comodidad.
  • Utiliza el ratón de manera adecuada: recuerda relajar la palma de la mano. La posición ideal es formar una línea recta entre ésta, la muñeca y el antebrazo.
  • Si utilizas mucho la voz en el trabajo, no olvides hidratarla con mucha agua.
  • Realiza los descansos pertinentes e intenta gestionar el estrés.
  • Controla que la temperatura de la oficina esté entre los 20º y 24º en invierno y entre los 23º y 26º en verano.
  • Ten presente que la pantalla del ordenador debe estar a una distancia aproximada de 50cm. Piensa, además, en ajustar su nivel de brillo y contraste.
  • Cuenta con la iluminación adecuada y evita así fatigas visuales y problemas en la visión.

Y, sobre todo, recuerda informar sobre todas las carencias o mejoras que creas oportunas para fomentar la prevención de riesgos laborales. Y es que la precaución atañe a las empresas, pero también implica a los trabajadores. ¡No lo olvides!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies