fbpx

Sabemos que eres un amante de los gatos. Seguramente por ello estas ahí, porque siempre estás dispuesto a conocer nuevos detalles sobre los felinos. Ya sea porque tienes uno, porque quieres adoptarlo ahora o porque simplemente el mundo animal te apasiona, hoy te contamos 10 curiosidades sobre gatos que debes conocer. Además, recuerda que en Escuela ELBS podrás formarte en el ámbito de la salud animal con el Curso Auxiliar Técnico Veterinario. Pide información sin compromiso y acompáñanos.

10 curiosidades sobre gatos que debes saber

1-. Olfato felino

No es un mito que los gatos tengan un olfato muy poderoso. Si tenéis un felino es posible que os hayáis fijado en como, tras oler algo, el gato abre la boca. Esto es porque está utilizando el órgano de Jacobson. Conocido también como órgano vomeronasal, este se encuentra entre la nariz y la boca de los felinos. Así pues, los gatos huelen distintos compuestos químicos gracias a las neuronas sensoras de este órgano de Jacobson.

2-. Orejas ‘supersónicas’

Las orejas de los gatos parecen muy rígidas, sin embargo, cuentan con una gran estructura muscular. Esta es una de las curiosidades sobre gatos más sorprendente: las orejas de los felinos tienen más de 30 músculos. En total, una gran cantidad de músculos que les permiten mover sus orejas en todas las direcciones para captar todos y cada uno de los sonidos que percibe.

3-. Ronroneo

Todos sabemos que los gatos ronronean cuando se sienten cómodos, felices y contentos. Sin embargo, el ronroneo también es un mecanismo físico del que no se está muy seguro a nivel científico. Así, por ejemplo, hay gatas que ronronean mientras paren o hay felinos que ronronean incluso en su soledad. Aunque principalmente ronronean cuando quieren expresar tranquilidad y contento, hay felinos que también ronronean ante el miedo, el estrés o los nervios.

4-. Memoria gatuna

Aunque pueda parecer que los gatos no tienen memoria, esta es otra de las curiosidades sobre gatos más sorprendente. La ciencia afirma que el cerebro de los gatos tiene mucha actividad neuronal. Ello les permite tener cierta capacidad de retención a largo plazo cuando aprenden a base de experimentación y repetición. Su memoria de este tipo es incluso más elevada que la de los perros.

5-. Agilidad

Como bien sabrás si eres un amante de los felinos, otra de las curiosidades sobre gatos es su agilidad. Los gatos son auténticos atletas, su estructura física y muscular les confiere una gran flexibilidad. En este sentido, tienen una capacidad innata para encontrar el equilibrio y caer de pie, protagonizando sus características piruetas. Además, ¿Sabías que los gatos pueden llegar a saltar hasta 7 veces su propio tamaño?

6-. Bigotes felinos

Son una de sus herramientas más preciadas y, aunque no lo parezca, estos caen y crecen de nuevo de manera periódica. Sus funciones son principalmente sensoriales y les permiten relacionarse mucho mejor con su entorno. A través de ellos, los gatos pueden medir distancias para cazar presas con mayor precisión.

También son de ayuda para su visión nocturna, pues les ayudan a comprender las corrientes de aire de los espacios oscuros, comprendiendo dónde hay objetos y dónde no. Nunca debemos recortarle los bigotes a un gato, sin ellos, el felino se puede sentir amenazado, desorientado o asustado.

7-. Dulces sueños

Los gatos son unos grandes dormilones. Tanto es así que, de mediana, un gato duerme entre 13 y 16 horas diarias. Aunque cada gato es un mundo y tiene sus propias rutinas. Eso sí, el gato es un animal muy curioso y con unos sentidos extraordinarios, por lo que aunque estén durmiendo, están alerta a cualquier sonido o movimiento que pueda haber a su alrededor.

8-. Desarrollo de los gatos

Otra de las curiosidades sobre gatos que debes saber es su desarrollo o su “equivalencia” a la edad humana. Así, se calcula que los gatos viven un año felino por cada 15 humanos. Así, a los 2 años, su desarrollo podría equipararse a los 25 años humanos. Luego, cada año equivale a unos 7 años humanos. La buena noticia es que estos amigos felinos pueden acompañarnos durante más de 15 años.

9-. Comunicación felina

Los maullidos son el sistema de comunicación felina y, por mucho que no lo parezca, es un sistema mucho más complejo que el canino. Los gatos adaptan sus sonidos y pueden llegar a producir hasta 100 sonidos diferentes entre ronroneos, maullidos, bufidos, aullidos, silbatos o “quejitas”.

Además, como curiosidad sobre gatos, debes saber que cada uno tiene su propia personalidad. En este sentido, algunos ejemplares son muy “parlanchines” y se expresan mucho a través de sus sonidos y, otros en cambio, son más silenciosos y se comunican de otros modos no “verbales”.

10-. Territorio gatuno

Aunque todo el mundo sabe que los perros marcan su territorio a través de la orina, muchas personas desconocen que los gatos también son animales territoriales. Lo hacen para sentirse a salvo y cómodos en lo que consideran su territorio. Normalmente, lo hacen a través del olor y lo impregnan a través de su pelaje y cuerpo, rozándose y frotándose contra paredes, muebles e incluso nuestras piernas. Oler ese “olor a casa” que solo los gatos pueden percibir les da esa tranquilidad y comodidad que todos queremos sentir en nuestros hogares.