fbpx

¿Sabes cómo quitar el gotelé de las paredes? Hace unos años el gotelé era un estilo muy solicitado en el mundo de la pintura y el diseño de interiores. No había vivienda que no hubiera empleado esta técnica. Sin embargo, el sector de la decoración de interiores ha evolucionado y ha visto cómo han ido cambiando las técnicas y estilos decorativos. Aunque ahora lo dudemos y todo el mundo quiera quitar el gotelé, antes era una estrella indudable. Por eso, en esas viviendas en las que las paredes aún tienen gotelé, la idea es quitarlo de las paredes y techos siempre de la manera más económica y sencilla. ¿Te gustan el interiorismo y el diseño de interiores? En ese caso, no te pierdas nuestro Programa superior en Interiorismo, Decoración de Interiores, Autocad y 3D SMax.

El gotelé: ¿Técnica demodé?

La palabra gotelé significa gotita en francés. Hace honor a esa textura heterogénea y acabado rugoso de las paredes que parecen gotas. Este efecto se conseguía lanzando pintura al temple espesa. El objetivo era disimular posibles desperfectos que las paredes pudiesen tener. Hay que pensar que hace años no se tenían las técnicas de alisado y lijado de paredes que tenemos en la actualidad. Y por eso, las paredes podían tener pequeñas grietas y otros defectos.

Hoy en día, sin embargo, esta técnica ha pasado de moda y resulta costosa de eliminar. Sin embargo, si tu casa tiene este tipo de acabado en sus paredes, a continuación te damos una serie de consejos que pueden ayudarte a saber cómo quitar el gotelé con todas las garantías. Eso sí, contar con un experto en este tipo de pinturas puede ser determinante en ciertos casos.

¿Cómo quitar el gotelé de manera sencilla?

En primer lugar debes analizar cuál es el acabado que tiene la pared con gotelé. En este aspecto puede ser un acabado hecho con pintura plástica o un acabado al temple. Para saberlo hay una manera muy rápida que consiste en mojar la pared con un poco de agua. Si esta es absorbida en seguida por la superficie, se trataría de un acabado hecho con pintura al temple. Si el agua no se absorbe y se resbala por la superficie, esto será señal de que el gotelé tiene un acabado de pintura plástica.

Pasos a seguir para retirar el gotelé en una pared de pintura al temple

Para quitar el gotelé, deberás tener en cuenta el tipo de acabado de tu pared, que determinará que uses una técnica u otra. En el caso de pintura al temple seguirás los siguientes pasos:

  1. Se humedecen las paredes con agua usando un rodillo o una brocha. Luego, se deben esperar unos minutos hasta que el agua haya penetrado. De esta manera podremos retirar la placa de gotelé arrancándolo con la ayuda de un rascador o una espátula.
  2. Cuando la superficie quede vacía, limpia y seca, ya podremos seguir tapando aquellos defectos que hayan podido quedar. Para esto, usa masilla que cubrirá los huecos.
  3. Cuando la pared esté seca, procedemos a lijar la superficie. Cuando esta quede totalmente lisa, deberemos aplicar una imprimación fijadora.
  4. Dejamos secar y solo quedaría pintar la pared con pintura plástica con el color que prefiramos. También podemos colocar un revestimiento decorativo o papel pintado, según lo que busquemos en decoración.

Pasos a seguir para quitar el gotelé en una pared con pintura plástica

En este supuesto existen dos opciones. La primera es más laboriosa que la segunda.

  1. Primero deberemos quitar la pintura plástica gracias a un decapante para relieves. Esto conseguirá que se ablande la capa de pintura y una vez blanda, podremos rascar el gotelé seco con una espátula. Es una manera de rebajar el grueso de la pared. Cuando ya se haya eliminado utilizaremos la masilla y el lijado para los desperfectos que queden en la retirada.
  2. Cuando el decapante no es efectivo debido al tipo de pintura, debemos allanar la pared con masilla de renovación. Lo que hacemos con este material no es quitar el gotelé como en las opciones anteriores, sino cubrirlo. Una manera rentable y rápida que queda igual de bien que en los anteriores casos. Para esto usaremos una masilla especial para capas gruesas y por una llana. Cuando se seca la masilla, podemos repetir la operación después de lijar las paredes y que queden lisas.

Materiales necesarios para este trabajo

Antes de realizar esta labor de albañilería y decoración, es imprescindible que tengamos una lista con los materiales necesarios. Asimismo, también es recomendable contar con la ayuda y asesoramiento de un profesional.

Ademas, cabe recordar que cuando se lleva estas tareas, se desprende mucho polvo y otros residuos. Es por eso que para proteger superficies como ventanas, zócalos, rodapiés, algunos muebles o suelos necesitaremos plástico, telas viejas o papel.

También es recomendable que usemos ropa vieja que no nos importe echar a perder o un mono desechable de albañilería. A su vez es útil hacernos con una mascarilla para que no respiremos muchos productos de desecho. Y necesitaremos también unos guantes resistentes para maniobrar con la pared de gotelé.

Ocultar el gotelé con revestimientos decorativos

Una técnica más rápida y que no requiere de trabajo de albañilería es emplear ciertos revestimientos decorativos. Estos pueden ser paneles de poliuretano y se fijan a la pared con una pasta adhesiva. Esa pasta especial elimina las irregularidades propias de este tipo de paredes.

Además, el mercado ofrece otras opciones para empapelar el gotelé. Existe el papel pintado autoadhesivo que se utiliza para disimular las irregularidades de las paredes con gotelé. Este papel es lavable y resistente a la humedad. Y si te cansas de verlo, es sencillo de despegar de la pared.

Ambos métodos suponen muchas ventajas para quien no tiene muchos conocimientos sobre reforma de interiores o decoración. Entre ellas destacamos:

  • Facilidad y rapidez en la instalación.
  • Variedad de diseños para decorar las paredes de modo diferente.
  • Variedad de precios. Aunque suelen ser caros, puedes encontrar precios más asequibles.
  • Trabajo que puedes hacer tú mismo.

Despídete del gotelé para siempre

Sin duda el quitar el gotelé no es un trabajo exigente y difícil pero sí se necesitan horas para hacerlo. Una vez acabada esta tarea, tendremos un acabado liso en el que podremos aplicar las técnicas de interorismo y color que más nos gusten y de decoración de interiores. Dile adiós a este estilo que ha pasado a la historia de los hogares españoles. Para esto, anota todos los consejos que te hemos dado para realizar esta tarea de manera segura.