Si has llegado hasta aquí es que estás buscando información sobre qué es un equipo de alto rendimiento, cuáles son sus características y como puedes convertir al tuyo en uno de ellos. Perfecto, porque en nuestro centro podrás encontrar el Máster en Team Building, Gestión de Liderazgo y Negociación en la Empresa y, además, hoy te contamos todo sobre los equipos de alto rendimiento (EARs). ¿Nos acompañas? ¡Vamos allá!

Definición de equipo de alto rendimiento

Su propio nombre lo define, un equipo de alto rendimiento (EAR) es una organización laboral formada por profesionales con capacidades, habilidades y competencias especiales que, combinadas, obtienen unos resultados empresariales óptimos.

Es decir, gracias a la combinación de diferentes perfiles profesionales en un mismo equipo la obtención de objetivos es mucho más “fácil” y eficiente y la empresa logra unos resultados empresariales únicos.

¿Cómo funciona un equipo de alto rendimiento?

Un EAR tiene unas características concretas que, combinadas, alcanza este funcionamiento del que hablábamos. Estas son:

  • Autonomía:

Un equipo de altas capacidades y rendimiento es una estructura en la que los integrantes son capaces de trabajar de manera autónoma. Gracias a esta “libertad” cada empleado es capaz de desarrollar sus habilidades, motivación y herramientas para la obtención de sus objetivos.

  • Progreso

Un equipo de alto rendimiento es capaz de desarrollar métodos de funcionamiento y desarrollo innovadores. Gracias a los perfiles profesionales diferentes, autónomos y a su vez interconectados, la empresa genera metodologías innovadoras que le llevan a un mejor resultado y progreso.

  • Interconexión

Si antes hablábamos de que el equipo de altas capacidades está compuesto por empleados con capacidad autónoma, ahora destacamos la interconexión que debe existir entre ellos. Es decir, para conseguir un EAR, la empresa deberá fomentar la autonomía entre su personal, pero también la interconexión entre los diferentes profesionales. Esto favorece la generación de nuevas sinergias entre diferentes perfiles.

Asimismo, es también importante en estos equipos de alto rendimiento el hecho de tejer una infraestructura de comunicación interna fluida y eficaz. Gracias a ello, todos los integrantes del equipo se sienten vinculados a la empresa y conocen las novedades que les incumben.

  • Líder empático

El líder de un equipo de alto rendimiento es una pieza clave del engranaje. Además de mantener un liderazgo sano, “equitativo” y “horizontal”, que sea cercano a sus empleados, también es un liderazgo empático. Es decir, el líder de un equipo de altas capacidades no solo comparte los fracasos e intenta redirigir y subsanar los errores. El líder es reconocido, respetado y no debería ser temido.

Asimismo, el líder de un equipo de alto rendimiento es una persona capaz de conocer las necesidades de su equipo, así como las necesidades de cada empleado. Además se ocupa de que todos ellos se sientan integrados e importantes dentro del equipo.

¿Cómo formar un Equipo de altas capacidades?

Un EAR o equipo de alto rendimiento no es un como un puzle predeterminando que solo requiere de unir piezas. Para crear un equipo de altas habilidades deberemos disponer de una plantilla con algunas características en especial. De otro modo, por mucho liderazgo efectivo que apliquemos, será imposible mantener el EAR.

Por ejemplo, en el equipo de altas capacidades, los empleados son profesionales especializados cada uno en su ámbito. Todos ellos son especialistas en sus sectores, pero no están cerrados solo en él, de modo que están dispuestos a ampliar sus conocimientos y habilidades y pueden generar nuevas oportunidades o habilidades junto a compañeros de otros departamentos o ámbitos.

Qué debes tener en cuenta para crear un EAR:

Toma nota de estos consejos e invierte el tiempo suficiente para que tu equipo acabe convirtiéndose en un EAR.

    • Sentirse querido y valorado dentro de la empresa y sus diferentes engranajes es imprescindible. Si su líder solo les ha reconocido, por ejemplo, los fracasos, los empleados no dispondrán de la motivación suficiente para convertirse en un tejido fuerte y resistente como el de los EARs.
    • También deberás tener feedback de su líder y de los diferentes integrantes del EAR. Intenta que tu equipo no se sienta abandonado, más bien al contrario. Mantenlos siempre informados sobre el estado de los proyectos.
    • Objetivos claros y prestablecidos. No se vale a poner objetivos nuevos o modificar los que tu equipo tiene cada dos por tres. Lo importante es que los objetivos del equipo sean fijos y se entiendan. Además, puedes establecer un sistema de recompensa (si no lo tienes ya) para fomentar la motivación de tus empleados.
    • Es imposible prácticamente que un equipo “normal” se convierta, de un día para otro, en un EAR. El equipo deberá ir conformándose a lo largo de un medio plazo, por lo tanto, mientras deberemos ir haciendo controles periódicos. En ellos, deberás introducir cambios o mejoras hasta encontrar la “configuración” perfecta en la que todo el equipo se sienta cómodo y, además, rinda bien.

Team Building: cómo puede ayudarnos

Al fin y al cabo, las dinámicas de Team Building, enfocadas hacia las altas capacidades y habilidades, te serán muy útiles para crear equipos de alto rendimiento. Gracias a las diferentes herramientas de team building que podemos encontrar, conseguiremos que nuestros miembros mantengan relaciones profesionales lo suficientemente fuertes como para “confiarse”, motivarse y vincularse a la empresa o proyecto.

Dentro de tus posibilidades, deberás además conseguir que todos los miembros de tu EAR se sientan integrados e interpelados en estas actividades de team building. De este modo, el líder consigue que los miembros de su equipo tengan confianza, respeto y puedan enfocarse a la obtención de los mejores resultados empresariales posibles.