Las personas son el motor de cualquier proyecto. Por tanto, hacer una buena selección de personal es esencial para garantizar el éxito en una empresa.

Saber escoger a los profesionales idóneos puede evitar consecuencias como un clima laboral incómodo, pérdidas para la organización, mal rendimiento o problemas de integración.

Pero, ¿cómo elegir a lo mejores? Hoy te damos unos consejos infalibles para que aciertes con la selección. Y si quieres formarte en el ámbito de los Recursos Humanos, puede interesarte nuestro Máster en Gestión de Personal 

Técnicas de selección de personal

Acertar con el proceso de selección de personal dependerá de seguir los siguientes pasos. ¡Anótalos!

Define las necesidades del puesto

En primer lugar, debes tener claro cuál es la vacante a cubrir y qué requerimientos implica. Asimismo, deberás contemplar los valores y necesidades de tu propia organización.

Este paso es prioritario a la realización de la entrevista y es una condición sine qua non para contratar a la persona indicada. De manera que es importante definir los objetivos del puesto, las funciones a realizar y los requisitos que se exigen. De hecho, deberás reunir todos estos datos para poder evaluar las competencias y habilidades de los candidatos posteriormente.

Planifica el proceso de reclutamiento de personal

El siguiente paso es hacer una buena planificación del reclutamiento y selección de personal. Es conveniente contar con un plan integral de recursos humanos para facilitar este tipo de gestión en todos los niveles (capacitación, remuneración…).

Por otra parte, también es importante que determines el método de reclutamiento. Normalmente, las empresas apuestan por los candidatos activos. Es decir, ellas reciben los currículos de los aspirantes interesados en el puesto. Sin embargo, con el auge de Internet y las redes sociales, cada vez es más común la búsqueda de candidatos pasivos. Éstos son contactados por las propias compañías, cuando éstas creen que han dado con el perfil que necesitan.

Valora las competencias y habilidades

Si quieres asegurar el éxito de tu proceso de selección, saber evaluar las competencias del candidato es imprescindible. Aquí, no nos referimos solo a la valoración de los conocimientos y habilidades adquiridas, sino también a las capacidades para responder a situaciones que se dan en el ámbito laboral.

Para valorar la actitud y capacidad de la persona tendrás que analizar los tres saberes: saber, saber ser y saber hacer. Lo cual se traduce a los conocimientos técnicos del aspirante, su disposición y sus capacidades de aplicar las competencias en situaciones reales.

Prepara la entrevista y utiliza pruebas de selección

Una vez tengas claras las necesidades del puesto a cubrir y hayas planificado el proceso de selección así como valorado las competencias, podrás sacar mayor provecho de la entrevista.

En este caso, te quedará planificar el encuentro adaptado a cada caso para después comparar y extraer conclusiones decisivas.

Por otro lado, ten en cuenta que los procesos de selección más efectivos incluyen pruebas y cuestionarios para conocer mejor al solicitante y dar en el clavo.

Realiza un seguimiento

Finalmente, a las fases del proceso de selección de personal mencionadas no puede faltarle el seguimiento del candidato. Valorar su desempeño, compromiso y satisfacción con la empresa es la máxima demostración de que su elección ha sido la más acertada.