¿Te gustaría aprender a hablar en público y lograr captar la atención de tu audiencia con éxito? Quédate y sigue leyendo porque en el post de hoy, te traemos 12 técnicas de oratoria que no te puedes perder y te contamos qué estrategias puedes tomar para afrontar tus miedos, impactar a tu público y dejar huella en él. 

Además, si quieres seguir profundizando, te recordamos que en escuela ELBS puedes formarte con nuestro Máster en Oratoria y Técnicas para Hablar en Público, una formación 100% online y a distancia, que puedes hacer a tu ritmo y con certificación experto. 

 

Técnicas de oratoria para hablar en público

Como oyentes y espectadores, tan solo necesitamos 30 segundos de una presentación para valorar tanto el carisma como las habilidades comunicativas de una persona. De ésta manera, percibimos si su discurso llegará a cautivarnos y captar el 100% de nuestra atención o por el contrario, nos dejará una sensación de desencanto y vacío. 

Para hablar en público y llevar a cabo la práctica de la oratoria con éxito, necesitamos generar una buena historia y transmitir nuestro mensaje con determinación. Pero ¿cómo atraer y conseguir que nuestro público se implique y se genere un vínculo de conexión entre orador y espectador? ¡Te lo contamos!

 

Conoce a tu “buyer persona”

Antes de empezar cualquier evento o presentación, es importante conocer y comprender qué tipo de audiencia vamos a impactar y qué valor queremos aportar. Si bien el buyer persona es un concepto más propio del ecosistema online y el Marketing, también se usa en el marco de la oratoria para estructurar y desarrollar un discurso o mensaje acorde con el perfil del público asistente. 

 

Dale una estructura a tu presentación

En oratoria, es importante no dejar nada en manos de la improvisación. Así que una vez tengas claro tu público objetivo y tu mensaje, planifica tu programa de actuación y dale una estructura a tu discurso. Para ello, crea una apertura, un desarrollo y un cierre final que impacte a tu audiencia. Utilízalo para próximos eventos o actos en donde vayas a hablar en público.

 

Visualiza que es lo que se espera de ti

En muchas ocasiones, nuestra inseguridad y la presión que ejercemos sobre nosotros mismos dan lugar al llamado “síndrome del impostor”. Éste se caracteriza por la incapacidad de uno mismo para interiorizar tanto los logros como el éxito. También, el miedo persistente a ser descubierto como un fraude. 

Si queremos hacer un buen trabajo y lograr nuestros objetivos con éxito, es importante evitar todo tipo de pensamientos limitantes. Para ello, una técnica de oratoria que puede ayudarte es visualizarte a ti mismo dando lo mejor de ti. Esto es, enfocarse en disfrutar de la experiencia y en hacer disfrutar a los demás. Tu presentación no debe ser perfecta, únicamente, amena, interesante y de valor.

 

Respira profundamente

Otra técnica de oratoria conocida por muchos es el control de la respiración. Y es que enfocando nuestra atención en la respiración, alejamos cualquier tipo de pensamiento negativo y minimizamos el nerviosismo y la ansiedad del momento. 

 

Tómate unos minutos y adopta una pose de poder

Según algunos estudios, adoptar una pose de poder  antes de una presentación es una de las técnicas de oratoria más efectivas que podemos llevar a cabo en privado para generar esa confianza extra necesaria antes empezar y mejorar nuestro lenguaje no verbal.

 

Asegúrate de que tu lenguaje corporal irradie seguridad

En oratoria es fundamental saber transmitir la seguridad de alguien que sabe hacia dónde va y tener claro el mensaje que se quiere comunicar. Nuestra pose frente el escenario, el movimiento de brazos y manos que utilizamos para enfatizar, los gestos faciales que empleamos para expresar emociones e incluso, el contacto visual que mantenemos con nuestro público son aspectos que tenemos que cuidar y trabajar si queremos irradiar seguridad en nosotros mismos y en lo que proyectamos.

 

Utiliza un lenguaje sencillo y fluido

Adentrarte en tu papel no significa que debas adoptar la oratoria de otra persona. Sino que compartas tu opinión sobre un tema específico demostrando confianza en tus argumentos de manera clara y fluida. Aunque éste no sea un papel muy común para ti, debes aprender a ejecutar tus acciones acordes al rol desde la naturalidad y profesionalidad. 

 

Evita vicios del lenguaje

A menudo hacemos gestos involuntarios o utilizamos expresiones carentes de valor para llenar espacios de silencio que van surgiendo espontáneamente durante el acto. Para evitarlo, una de las técnicas de oratoria que puede beneficiarte es prepararte a conciencia el contenido de tu programa y planificar los descansos o pausas entre una línea y otra. 

 

Interacciona con los oyentes

Reserva un espacio de preguntas, dudas y objeciones para el público e incentiva la interacción entre espectador y conferenciante a lo largo de toda la oratoria. Se trata de mantener el interés y captar la atención de los asistentes así que independientemente de la estrategia que vayas a adoptar, recuerda que nadie quiere asistir a un monólogo unidireccional y aburrido.

 

Oratoria y el uso de recursos audiovisuales

Vídeos, audios o imágenes son algunos de los soportes en los que te puedes ayudar durante la presentación. Utilízalos para hacer que los usuarios interactúen contigo y asegúrate de transmitir tu mensaje con éxito. 

 

Oratoria y storytelling

El objetivo principal de la oratoria es involucrar al público asistente en el tema que se aborda y establecer una conexión emocional con el mensaje que se quiere transmitir. Nada mejor para esto que aplicar técnicas de storytelling. Para crear tu estrategia será necesario que conozcas bien qué le motiva a tu público objetivo y qué vínculo puedes crear entre tu audiencia y tu. 

 

Prepárate un cierre final

Cerrar la entrega de tu presentación con determinación junto con una llamada a la acción que entusiasme al público espectador, es una de las técnicas de oratoria que mejor puede ayudarte a la hora de marcar la diferencia entre ser percibido como una persona indecisa o bien, una persona segura de sí misma. Se trata de ofrecer una acción específica que les beneficie tanto a ellos mismos como a su entorno.