Estamos seguros: te encanta la cocina. O quizás eres de los que les encanta comer bien, pero no encuentran el tiempo, la paciencia o la habilidad para hacerlo. No te preocupes, tenemos los mejores trucos de cocina para que el buen comer se instale más fácilmente en tu hogar. ¡Ah! Y no te olvides de echar un vistazo a nuestra certificación Experto en Cocina + Cocinero Profesional + Jefe de cocina. Con esta triple titulación, convierte tu pasión por los fogones en tu profesión.

Los mejores trucos de cocina

Menos esfuerzo y mejores resultados. Este es el win-win que todos queremos cuando nos ponemos delante de nuestras cocinas. Por eso, hoy hemos recopilado los mejores trucos de cocina que os facilitarán tareas como por ejemplo pelar cebollas sin llorar, sacar zumo de un limón duro como una roca o pelar huevos duros fácilmente. ¿Nos acompañas? Seguro que algunos trucos te sorprenderán.

Huevos duros perfectos

Sabemos que la tarea de conseguir un huevo duro perfecto es misión imposible para más de uno y una. Para conseguirlo, nuestro mejor truco de cocina es que controles con exactitud los minutos que está en el agua en ebullición. Si lo introduces justo en el momento en el que el agua empieza a hervir, cuenta 12 minutos exactos. No te olvides de pasarlos por agua fría para cortar el tiempo de cocción.

Berenjena sin aceite

Si eres cocinillas, sabrás que la berenjena es un alimento que “chupa” mucho aceite. Para evitarlo, pasa la berenjena por un poco de agua con gas, sécala y enharina antes de freírla en aceite muy caliente. Si no te convence el contraste entre lo dulce y el amargo, prueba a darles un baño en leche. Unos 15 o 20 minutos en leche, las secamos, las enharinamos y rebozamos. Como último de los trucos de cocina para evitar que la berenjena quede muy aceitosa, báñala en cerveza. Lo amargo del lúpulo queda fenomenal con su gusto.

Hacer mayonesa sin que se corte

Tenemos todos los ingredientes que necesitamos, pero a la hora de la verdad, hacer esta famosa salsa no es tan fácil. ¿Eres de los que sueles “cortar” la mayonesa? ¡No lo deseches todo! Aún puedes salvarlo. Retírala del recipiente de donde la estés preparando, rebaña bien el tarro y añade dos cucharadas de agua caliente al fondo. Añade poco a poco la salsa cortada y emulsiona bien.

El táper, más limpio que nunca

Si tu también eres fan del batch cooking, comes fuera de casa o simplemente usas táperes para guardar comida, es probable que odies el momento de lavarlos. Y es que sobre todo si hablamos de recipientes de plástico, la grasa y el aceite de las comidas se queda pegado y no hay manera de sacarlo. Ponle un chorrito de lavavajillas líquido, arruga y pon un papel absorbente de cocina dentro y lo llenas de agua caliente. Sacudes medio minuto, enjuagas y ¡voilà! Táper limpio.

Adiós al llanto por la cebolla

¿Eres de los que no puedes evitar de ninguna manera llorar al cortar la cebolla? No podría faltar entre nuestros trucos de cocina. Si sabes que vas a usarla previamente, métela 15 minutos en el congelador. Una vez la saques podrás picarla tranquilamente y sin el llanto típico de la cebolla.

Menos azúcar en tus postres

Si buscas trucos de cocina especialmente enfocados a las recetas de pasteles y postres, es probable que te interese saber cómo hacer tus postres en su versión más light. Además de reducir la cantidad de azúcar (lo que te dará más juego para con el sabor de otros ingredientes), puedes sustituir la mantequilla por puré de fruta. En los postres que lleven huevo, prueba a eliminar la yema o prueba a jugar con postres hechos a base de frutas y verduras. Por ejemplo, triunfan pasteles de zanahoria, calabaza o incluso remolacha. ¡Rico, sabroso y sano!

Cortar la tarta sin que se desmonte

Es la tarta perfecta, con tres pisos, una cobertura de mascarpone dulcísimo y liso. Pero el cuchillo es su peor enemigo, además de cortarla, la desmenuza y desmonta. Para conseguir cortes perfectos, prueba a partir la tarta con hilo dental (sin sabores, claro está). También puedes usar esta técnica con quesos imposibles de cortar con cuchillos.

La mejor pasta fresca

Harina y huevo. Y amasar. Claro, puedes pensar, “ojalá fuera tan fácil”. Si la pasta fresca no es tu fuerte, aquí tienes algunos trucos de cocina que te facilitarán la tarea. Primero mezcla, poco a poco los ingredientes. Empieza por batir con los dedos los huevos e incorpora poco a poco un poco de harina. Conforme vayamos añadiendo la harina, obtendremos una papilla cada vez más densa. Amásala durante unos cinco minutos con la palma de la mano empujando fuerte. Para facilitar su estirado y corte, pégale golpes contra la mesa. O, por lo contrario, déjala reposar por lo menos 1 hora envuelta en papel film y en la nevera.

Cocina para más

¿Sois dos en casa? ¡Cocina para cuatro! Siempre que hagas comida, puedes aprovechar por ampliar el número de comensales y reservar un par de raciones extra para otro día de la semana. Te ahorrarás tiempo y cocinarás solo una vez. Puedes aprovechar este truco de cocina sobre todo con arroces o pasta. Recuerda que, además, puedes preparar todos tus menús semanales en un día o dos. Batch coocking, cocina para más y ten la comida siempre a punto.

No al café recalentado

El café recalentado se “tuesta” de más y adquiere un sabor cuanto menos peculiar. Si tú también eres “exquisito” en este tema, te recomendamos que guardes el café sobrante en forma de cubitos. Además, dirás adiós para siempre a los cafés aguados.