Una de las prácticas indispensables para tener un negocio fuerte es la correcta gestión de la reputación online. La imagen de nuestra compañía en la red puede determinar su éxito o su fracaso. Por ello, si estás empezando a ponerte las pilas en la gestión de la reputación digital de tu marca o quieres especializarte un poco más en este ámbito, no te pierdas nuestro artículo. Además recuerda que en nuestra escuela podrás encontrar los mejores cursos de marketing y ventas. Fórmate a tu ritmo y amplia tu horizonte profesional con Escuela ELBS.

Reputación online vs reputación tradicional

La transformación digital ha revolucionado el sector de los negocios y las empresas a muchísimos niveles. Si antes de la llegada de la pandemia del coronavirus, la digitalización de las empresas ya era imparable, este año 2020 no ha hecho más que precipitar y acelerar este proceso ya imparable.

De este modo, la transformación no solo se ha producido en el mundo empresarial. Los compradores, usuarios y clientes también han desarrollado nuevas competencias digitales. Ahora, prácticamente todo el mundo sabe comprar online. Todos sabemos buscar opiniones y todos nos creamos nuestros propios criterios. De ahí que la reputación online sea un ámbito cada vez más importante que, sin embargo, no todos los empresarios conocen.

Veamos a continuación algunos consejos que te servirán para que gestión de la reputación online, sea cual sea tu marca o empresa sea lo más efectiva posible. Toma nota.

Consejos para gestionar la reputación online

La reputación online de una empresa se incluye, conceptualmente, dentro de la identidad digital de una marca. En ella se estudian y trabajan ámbitos paralelos como la web, la imagen corporativa en la red, el nicho de trabajo y otros factores que acaban convergiendo. Dicho de otro modo, para trabajar la reputación online de nuestra marca deberemos trabajar en estos otros ámbitos.

1-. Las redes sociales, tus aliadas

En ellas invertimos nuestro tiempo de ocio y entretenimiento, pero a través de ellas también conocemos marcas, ofertas, productos y servicios. Tener unas redes sociales cuidadas y trabajadas es imprescindible para tener una buena reputación online. En este sentido, tal vez sea recomendable que te plantees la necesidad de contar con un profesional de la gestión de redes sociales, también conocido como un community manager.

2-. Usa todas las herramientas digitales que tengas a mano

¿Si ya tengo web, para qué quiero blog? ¿Si ya tengo Facebook para qué abrir una cuenta en LinkedIn? Lo cierto es que hoy en día todas las herramientas y canales son importantes. La generación digital está en todas las plataformas y herramientas digitales que surgen día a día. Es a través de ellas y tu imagen en ellas mediante las que se formarán una imagen de aquello que eres, vendes o transmites. Elige muy cuidadosamente qué plataforma descartas y por qué motivos.

3-. Mantente receptivo

Estar en la red tiene sus pros (¡muchísimos!) pero también sus contras. Y uno de los contras que más cuidado deberás tener es la conexión con tus clientes: tanto para bien como para mal. Eso significa que en la red depositar quejas y comentarios negativos es mucho más fácil gracias al anonimato y la pantalla que nos separa. Estar receptivo y tener una estrategia de respuesta, crisis y gestión de estos comentarios es de vital importancia.

En este punto, recuerda que eres una empresa: seria, con sus clientes fieles y con una imagen que te representa. Mantén la cordura: ese tweet que tanto te ha molestado seguramente no sea nada personal contra ti. No caigas en provocaciones y mantén siempre una actitud activada en “modo empresa”.

4-. Participa activamente

No hace falta que estés todo el día en la red lanzando y creando contenido continuamente. Pero que tengas actividad constante y activa en las redes, en tu blog y en otros canales de comunicación tendrá siempre un impacto positivo en tu reputación online. ¿A quién le inspira confianza una empresa que tiene el Instagram sin actualizar desde hace 4 meses? ¡A nadie!

Comprometerte con una “agenda digital” es imprescindible para que tanto Google (que decide posicionarnos o no) como nuestros clientes o publico objetivo entiendan que estamos activos y que pueden contar con nosotros. Además, no te pierdas congresos digitales e involúcrate en los que estén relacionados con tu sector o negocio para ir convirtiéndote, poco a poco en un referente y ganar reputación online.

5-. Crea una estrategia a medida

Es 100% normal que si estás empezando a moverte en el sector de la imagen de marca digital no sepas muy bien cómo avanzar en ello. Lo más recomendable para no “perder el norte” y trabajar nuestra reputación online es tener una estrategia a medida.

Este plan estratégico, que puedes construir tú paso a paso y ejecutarlo personalmente o contar con un equipo de personas especializadas en marketing y comunicación digital que se encarguen, te llevará a tener una buena gestión de tu reputación online.