fbpx

Los cuidados de un tatuaje comprenden muchos pasos que debes tener en cuenta. Si ya eres un asiduo a los tatuajes, es posible que pienses que este post no te interesa. Nada más lejos de la realidad. Tanto si te vas a realizar el primer tatuaje, como si ya tienes experiencia en ello, debes estar bien informado sobre su cuidado. Tomar ciertas precauciones te garantizará una buena experiencia y, seguramente, te ayudará a mantener intacta la creación sobre tu piel. Si te interesa este ámbito y quieres dedicarte profesionalmente a ello, no te pierdas nuestro Curso de Tatuaje (Con Kit Incluido).

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de hacernos un tatuaje?

Los tatuajes forman parte de nuestro mundo y sociedad. Los vemos en la tele, los anuncios, nuestros amigos, nuestros referentes. Aunque algunos consideran que son una moda social, los tatuajes son una decisión personal a la que cada uno llega por sus propios caminos. En este sentido, si te has planteado la idea de tatuarte, lo primero que deberás tener en cuenta es que esta es una decisión permanente: los tatuajes no se borran con el paso de los años. O, por lo menos, no deberían borrarse si se utilizan los productos adecuados y se siguen todos los cuidados de un tatuaje.

Aunque han surgido nuevas técnicas láser que permiten la eliminación de los tatuajes, debes considerarlo como una parte de tu cuerpo para toda la vida. ¿Quién se tatuaría pensando en que algún día querrá eliminárselo en un futuro?

Como es sabido, los tatuajes se realizan mediante una aguja que introduce tinta debajo de nuestra piel. Así, los tatuadores profesionales plasman su arte sobre nuestra piel. Como en cualquier intervención sobre nuestro cuerpo, debemos mantener algunas medidas y cuidados previos. Por eso, los cuidados de un tatuaje deben realizarse antes del mismo, eligiendo siempre un estudio especializado en el que esté garantizada tu seguridad.

Existen efectos que pueden sufrir tu piel o tu organismo en general:

  • Reacciones alérgicas, que pueden degenerar en sarpullido, hinchazón e incremento del dolor.
  • Infecciones por la falta de cicatrización. En este sentido es muy necesario que conozcas cómo responde tu cuerpo a las heridas. Una mala cicatrización no hace recomendable el tatuaje.
  • Problemas en la realización de resonancias magnéticas debido a la pigmentación del tatuaje. Así, si eres una persona que está siendo tratada por una enfermedad, debes tener en cuenta tus procedimientos sanitarios. Consulta siempre con tu médico de referencia la posible incompatibilidad.
  • Las enfermedades de transmisión sanguínea, que se darían en lugares sin seguridad y con falta de higiene. Un profesional debe utilizar siempre una aguja nueva para el proceso del tatuaje.

Los cuidados de un tatuaje antes de realizarlo

Como comentábamos anteriormente, hay ciertos cuidados de un tatuaje deben iniciarse antes de llevarlo a cabo. Una vez que te has cerciorado de que no tienes problemas de cicatrización o tu organismo no está comprometido con el proceso, deberás seguir pensando en ello.

Lo siguiente es pensar en qué tipo de tatuaje queremos. No solo pensaremos en su forma, tamaño o diseño. Deberemos también tener en cuenta nuestro gusto por su tipología, colores o ubicación. Al tratarse de algo para toda la vida, lo mejor es que valores todas las variables previamente. ¿Qué diseño te gusta más, que tan grande lo prefieres o en qué zona de tu cuerpo lo deseas tener? ¿Te gustan más los tatuajes realistas o, por lo contrario prefieres los abstractos?

Una vez que te has decidido por un diseño determinado, es el momento de prepararte. Como la preparación no es solo de unos días antes, ten en cuenta que debes gozar de un buen estado de salud. Así, intenta seguir una dieta correcta y equilibrada, que contenga alimentos ricos en vitaminas y proteínas. Asimismo, es importante que tengas en cuenta que la hidratación correcta es de vital importancia. Recuerda que la cantidad de agua que consumas también se refleja en el estado de nuestra piel, que debe estar sana y bien hidratada cuando llegue el día de tatuarte.

Otras recomendaciones para que el proceso sea un éxito

Otros cuidados de un tatuaje que debes tener en cuenta es la recomendación de limitar el consumo de alcohol y sustancias tóxicas. Así, se recomienda también que, si eres un consumidor habitual de medicamentos, consultes con tu médico las posibles incompatibilidades. Algunos fármacos como los anticoagulantes podrían ser conflictivos con el hecho de hacerse un tatuaje. Estos medicamentos podrían impedir la cicatrización de las heridas que se realizan al tatuarse.

Finalmente, presta especial atención a tu piel si decides rasurarla o afeitarla antes de acudir a la cita con tu tatuador. Si tu piel queda resentida e irritada puedes obstaculizar el proceso. Pregunta antes al profesional, que sabrá darte los mejores consejos en este punto.

No vayas tenso al estudio si te dan miedo las agujas. Es normal que en algunas ocasiones la adrenalina y los nervios por experimentar algo novedoso te produzca nerviosismo. Sin embargo, acudir tenso hará que el proceso sea incluso peor.

Debes tener presente otro aspecto, como es la amplitud del tatuaje elegido. En este caso, el profesional puede requerir varias sesiones, espaciadas por el tiempo que él determine.

Los cuidados después del tatuaje

Una vez que acabe la sesión o el proceso del tatuaje es necesario que tengas en cuenta algunas precauciones, para la correcta cicatrización del mismo. Es posible que cada tatuador te aconseje unas condiciones u otras. Lo cierto es que es posible que utilicen una gasa especial para cubrir, durante los primeros instantes, el tatuaje. Este producto debe ser especialmente transpirable para evitar problemas.

El sudor puede irritar la piel, especialmente al estar irritada tras el proceso. Por eso, lo más recomendable es que te abstengas de realizar deporte o exponerte al sol. Al menos debes estar reposando un día entero, sin llevar a cabo grandes esfuerzos.

Evita ir a la piscina, donde el agua con cloro no es la mejor idea para permitir una buena cicatrización. Aunque puedes ducharte en casa normalmente, selecciona agua más templada que caliente. Opta por un jabón neutro, libre de químicos. Recuerda que un tatuaje reciente es como una herida abierta, que no puede exponerse libremente a factores muy agresivos para la piel.

Seguramente el profesional te indique cómo retirar la gasa Al fin y al cabo, él es el profesional más indicado para indicarte los cuidados de un tatuaje. Mantén, eso sí, la zona bien hidratada,evitando productos con alcohol y químicos.

Al sanar, es posible que sientas picor. No debes rascarte, así que, será mejor que sigas con un calmante natural, como el aloe vera. El sol tampoco es amigo de los tatuajes, aunque pase todo el tiempo del mundo. Si lo quieres mantener como el primer día, evita sus rayos nocivos.

Ahora que ya sabes cuáles son los cuidados de un tatuaje puedes tomar la decisión de hacerte uno. Y recuerda que si te quieres formar en este ámbito, en Escuela ELBS podrás encontrar nuestro Curso de Tatuaje (Con Kit Incluido).