fbpx

Tener una mascota es mucho más que elegir un compañero perruno de vida. Hay que comprometerse en varios aspectos como darle el cariño que necesita y una serie de atenciones y cuidados. Tienes que conocer los cuidados básicos de un perro para cuidarlo adecuadamente. Estos cuidados serán esenciales para su felicidad. Todo lo que hagas por tu mascota peluda repercutirá en su estado de ánimo, incluso las acciones más básicas como mantener su higiene. ¿Te interesa este ámbito y quieres dedicarte profesionalmente a él? No te pierdas nuestro curso Auxiliar Técnico Veterinario.

Los cuidados básicos de un perro indispensables

Es cierto que, como con las personas, cada perro es un mundo. Es decir, existen una serie de cuidados importantes que pueden variar dependiendo de la raza, del tamaño o de la edad. Sin embargo, hay algunas atenciones más generalistas. Las atenciones básicas de los perros son sencillas de llevar a cabo e indispensables para su bienestar. ¿Estás pensando en adoptar un amigo peludo y quieres informarte bien antes de dar el paso? Toma nota.

La alimentación y la hidratación

Parece una obviedad recordar que un perro tiene que comer y beber. A estos cuidados hay que prestarles la mayor de las atenciones. Es importante que conozcas las necesidades de tu mascota en este sentido y elijas el tipo de alimento más adecuado en cada caso. Será interesante que sigas las recomendaciones de tu veterinario y cumplas con sus directrices. El sobrepeso o la desnutrición son dos problemas que debes evitar en cualquier caso. La alimentación no será igual para una raza u otra. El tamaño del perro también modifica su alimentación. Tampoco es igual un perro con patologías que un perro sano. Cumplir con los horarios y con las necesidades de cada mascota es imprescindible. El agua tampoco le podrá faltar a tu perro. Siempre debe ser clara, limpia y abundante, especialmente en los meses de calor.

Atento a los paseos y al tiempo de ejercicio

Es cierto que el paseo tiene que ver con las necesidades biológicas de tu mascota. Igualmente, es evidente que las salidas también están relacionadas con sus necesidades físicas. Hacer ejercicio o pasear son dos actividades que les encantan a todos los animales. Son los momentos de asueto más apreciados por tu mascota, junto con los momentos de juego. Salir a pasear saca a los perros de los estados de aburrimiento que pueden sentir, al igual que sucede con las personas.

Sacar al perro a pasear regularmente será una buena manera de demostrarle cuánto le quieres. Un paseo le hará feliz y le permitirá hacer algo de ejercicio, lo que por otra parte, tampoco les viene mal, especialmente a determinadas razas.

La higiene regular

Algo que en el caso de los humanos ni siquiera nos pasaría por la cabeza dudarlo. Muchas personas obvian este apartado, pero es uno de los cuidados básicos de un perro que debes tener muy presente. Tendemos a asociar la palabra higiene con el baño, en este caso va mucho más allá. Cortar el pelo o tener cuidado de sus uñas, limpiar sus ojos y los oídos son aspectos de la higiene de tu perro que debes de cuidar. Por ejemplo, es interesante que sepas que cuanto mayor sea el perro, con más asiduidad tendrás que cortarle sus uñas o más atención tendrás que prestar a sus oídos.

Los cortes de pelo también son una parte de la higiene esencial, junto con el cepillado. Según el pelaje de tu mascota y la época del año, los cepillados incluso pueden repetirse en varias ocasiones al día. Tener el pelo bien cuidado y sin enredos es tan importante como mantenerlo limpio. Todo ahondará en evitar que tu mascota padezca, entre otras, patologías relacionadas con su piel. En este sentido, también será indispensable que uses productos adecuados para la dermis de tu mascota. Los canes suelen tener pieles delicadas y tendentes a las anomalías, especialmente cuando la edad avanza.

La higiene de los oídos y de los dientes cierra este importante capítulo sobre la salud y cuidados básicos de un perro en materia de higiene. A continuación te dejamos otros aspectos sobre los que tendrás que preguntar a tu veterinario o a tu auxiliar de veterinario:

– Presta atención a la caída del pelo de tu perro. Tienes que asegurarte de que la pérdida tiene que ver con la muda y no con otras circunstancias.

– Pregunta a tu veterinario cómo y cada cuánto bañar a tu perro.

– Crea en tu mascota hábitos de higiene. El perro debe saber que es una rutina agradable. Para ello, intenta bañarlo siempre a la misma hora y asegurándote de que la temperatura del agua sea agradable. Háblale para que esté tranquilo y masajea su cuero cabelludo. Aunque no te hayas parado a pensarlo, a los animales también les encantan los masajes. La asiduidad del baño dependerá mucho de la raza y del pelaje de cada perro. Asesórate bien sobre ello.

– Entre los cuidados básicos de un perro que no debes olvidar, está cepillar su pelaje. Asegúrate de elegir el mejor cepillo, según las necesidades de tu perro y sus características.

– Compra productos específicos para los perros. Los productos de este tipo serán los adecuados para su uso, evitando problemáticas y efectos nocivos. Usar productos pensados para los humanos puede generar efectos indeseados en nuestras mascotas: irritación de las mucosas, en la piel, etc.

Acude a tu veterinario de forma regular

Este es uno de los cuidados básicos de un perro y más importantes. No hace falta que la mascota esté enfermo para acudir a un especialista a realizar sus revisiones cotidianas. Tendrás que tener cuidado de su calendario de vacunación y ponerle sus vacunas de forma regular. Esta será la mejor manera de mantener a tu amigo peludo sano, pero también de evitar las detecciones cuando ya es demasiado tarde. Los animales en general tienen una capacidad de sufrimiento muy grande. A veces, hay anomalías que pasan desapercibidas. Ahorrarnos sustos solo es posible si acudimos a revisiones periódicas.

La educación también es uno de los cuidados básicos de un perro

Aunque puede parecer más una cuestión de otra índole, educar a un perro es una forma de cuidarlo. Intenta evitar que viva situaciones indeseadas o desarrolle algunos problemas como la intolerancia a las personas o niños (un solo ejemplo de lo que puede suceder si no prestamos atención a la educación de nuestro animal de compañía).

Enseñarlo a tolerar, a hacer sus necesidades en la calle (y responsabilízate de ellas), enséñale a obedecer y no invadir los espacios. Todos ellos serán cuidados básicos de un perro para que este sea completamente feliz. El can estará feliz porque disfrutará de la compañía tanto de los humanos como de otros perros, por ejemplo. Cuidar a los perros, por lo tanto, es una forma de demostrarles nuestro amor hacia ellos.