Criminología y criminalística son dos temáticas que, aunque relacionadas con el mundo del crimen, no deben confundirse. Si estás aquí es que estás interesado en estas dos disciplinas y en sus semejanzas o diferencias. ¡Genial! Has llegado a buen puerto. Hoy hablamos sobre las diferencias de estas dos disciplinas que pueden ser estudiadas a la vez. ¿Quieres formarte en ello? No te pierdas nuestra Certificación Experto en Criminología e Investigación Criminal.

Criminología y criminalística: qué es qué

Antes de ver qué diferencias hay entre estas dos disciplinas, veamos a qué hace referencia cada uno de los conceptos. Para empezar, la criminología es la ciencia interdisciplinar que se encarga de estudiar la criminalidad Es decir, en ella se estudian todos los actores que conforman o pueden conformar un crimen: víctima, delito, delincuente, delincuencia, medios de control social…

Dentro de la criminología encontramos otras disciplinas que analizan razones o actores particulares del crimen. Por ejemplo, podrían incluirse dentro de la criminología la psicología forense, la victimología o la criminalística. Su principio más importante es el de prevenir la delincuencia y contribuir a la búsqueda de mecanismos que frenen la criminalidad. También se ocupa de analizar las medidas de prevención y condenas ya establecidas

Por otro lado, encontramos que la criminalística se puede incluir dentro de la criminalística. Y es que para definirla, podríamos decir que la criminalística es la ciencia que se dedica a estudiar quién y cómo ha cometido un delito. Considerada una ciencia aplicada, la criminalística se dedica a analizar e investigar un hecho delictivo en concreto.

Diferencias entre criminología y criminalística

Si aún leyendo la descripción de criminología y criminalística te siguen quedando dudas sobre qué es qué, no te preocupes. A continuación, te comentamos algunas diferencias entre criminología y criminalística.

1-. Objeto de estudio

Una de las principales diferencias entre estas dos ciencias es el objeto de estudio de cada una. Como hemos comentado, criminología y criminalística no tienen la misma finalidad. Así, la criminología estudia la delincuencia en general y por completo. Es decir, analiza los patrones de comportamiento, la piscología criminal o forense, las tendencias sociales respecto al delito, las consecuencias sociales del crimen. Un enfoque que se dirige a buscar los motivos del crimen, encontrando

Por su lado, la criminalística analiza un solo crimen en concreto y aplicando las ciencias naturales y jurídicas de las que se sirve. Es decir, recoge todas las evidencias que puede y las analiza médica, toxicológica y antropológicamente.

2-. Procesos de estudio e investigación

También cambian los métodos usados para ejecutar sus objetos de estudio. Así, la criminología se basa en otras disciplinas teóricas o sociales para encontrar causas, consecuencias, reacciones o explicaciones a comportamientos y hechos criminales. Y lo hace tanto a nivel social como gubernamental. Para ello, sus principales bastiones son la psicología humana (y sus diferentes teorías) y la antropología, que le permiten buscar respuestas y soluciones.

Paralelamente, la criminalística es un proceso práctico que secciona la escena de un crimen, las pruebas que contiene y las analiza meticulosamente mediante técnicas empleadas en la ciencia forense. También recrea la escena y crea informes con pruebas sólidas para presentarlas ante autoridades que deberán evaluarlo.

3-. Cuestiones

Otra de las diferencias entre criminología y criminalística radica en las cuestiones que se plantea responder cada una de las disciplinas. Así, por ejemplo, la criminología respondería a preguntas como ¿por qué ha tenido lugar el crimen? O ¿qué lo ha causado y que consecuencias tiene? En cambio, la criminalística se ocuparía de responder a preguntas como ¿Cómo sucedió el crimen? ¿Quién lo cometió y cómo lo hizo?

4-. Origen

El origen entre criminología y criminalística también cambia entre una y otra disciplina. Así, el origen de la criminalística puede encontrarse en la práctica antigua de la dactiloscopia, que tuvo su mayor expansión en el siglo XVII. Fue por aquel entonces cuando los doctores comenzaron a involucrarse en los procesos judiciales y sucedió la medicina forense.

Paralelamente, la criminología es una disciplina considerada como ciencia social que se alimenta de otras herramientas teóricas como la filosofía o la psicología. Su origen como tal podría remontarse a la época de Platón (siglo V a.C), pues este filósofo ya se planteaba las causas del crimen.

5-. Aspectos legales

Otra de las grandes diferencias entre criminalística y criminología radica en su relación con el aspecto legal. Así, podemos decir que la criminología es el estudio científico de los aspectos no legales de la delincuencia, junto a las causas y soluciones posibles a las conductas delictivas y criminales. Es, dicho de otra manera, una ciencia preventiva y no busca castigar un crimen, sino buscar fórmulas para penalizar o detener conductas criminales.

En cambio, en el otro extremo se encuentra la criminalística, una ciencia que busca directamente al criminal. Además, se ocupará de recopilar todo tipo de pruebas que permitan demostrar su autoría para que se pueda aplicar un veredicto o las leyes que regulen el comportamiento. Dicho de otro modo, la criminalística está relacionada con la aplicación de la legalidad represiva.