La higiene bucal es fundamental tanto para la salud dental como para la general. Consiste en el cuidado adecuado de los dientes, la lengua, las encías y la cavidad bucal en su conjunto. Resulta imprescindible para prevenir enfermedades y, además, potencia la salud global. En este artículo queremos transmitir su enorme importancia y destacar la labor del auxiliar de odontología, una profesión en auge para la que puedes capacitarte con nuestro curso de Auxiliar de Odontología.

Cómo influye la higiene bucodental en la salud

El cuerpo humano es un todo interrelacionado: el estado de cada una de sus partes influye en el bienestar total. La ausencia de salud en dientes y encías, por ejemplo, suele derivar o proceder de otros trastornos. Algunos de ellos incluso potencialmente mortales. Tanto es así que los estudios científicos realizados respaldan la tesis de que la boca es una excelente herramienta de salud preventiva.

Problemas de salud relacionados con la boca

A continuación, te contamos cuáles son las principales conexiones existentes entre la falta de salud bucodental y algunas enfermedades.

1. Trastornos cardíacos. ¿Sabías que si padeces un problema en las encías, incluso moderado, tienes más riesgo de sufrir este tipo de patologías? Las consecuencias podrían ser importantes afecciones circulatorias y derrames cerebrales. No se ha podido demostrar que se generen mutuamente, pero una higiene bucal adecuada te ayudará a prevenir. Recuerda que el tabaco y las malas dietas influyen negativamente en estos problemas de salud.

2. Diabetes. Sus pacientes están bastante más expuestos a la pérdida de dientes y a sufrir la enfermedad de las encías, las cuales se hinchan, se ponen rojas y pueden sufrir infecciones. Según los expertos, podría ser la consecuencia de una disminución de la resistencia orgánica a la infección provocada por la propia diabetes.

3. Dificultades renales. El mal funcionamiento de los riñones genera una descomposición incompleta de las proteínas. A causa de ello, se tiene un mal aliento crónico, sequedad bucal y un sabor desagradable.

4. La eficacia de nuestro sistema inmunológico baja por culpa del estrés. Por ello, nos defendemos peor de los ataques de las bacterias. Consecuentemente, estamos más expuestos a las caries y las infecciones de encías.

5. Existe un tipo de cáncer que se presenta en la boca. Se manifiesta mediante bultos y cambios en su entorno: garganta, mandíbula, tiroides, cuello, piel… Cuando lleves a cabo tu higiene bucal o si acudes a un especialista, puedes realizarte un examen de detección de esta enfermedad.

El auxiliar de odontología: quién es

Acudir periódicamente a un odontólogo es imprescindible para tu higiene bucal y, como acabamos de explicar, para tu salud general. En este post, sin embargo, no vamos a hablarte del dentista, el especialista médico que cuida de tus dientes y encías y resuelve cualquier problema existente. Pretendemos reconocer el insustituible papel que realiza el auxiliar de odontología. ¿Conoces sus funciones?

Su principal misión radica en ayudar al dentista durante sus tratamientos. Son los encargados de tener los equipos listos y en perfecto estado. Además, desinfectan las áreas clínicas, atienden a los pacientes cuando llegan y solucionan cualquier necesidad de la consulta.

Su larga lista de tareas laborales es:

  • Preparar y limpiar los materiales e instrumentos.
  • Retirar la saliva del paciente.
  • Asistir al odontólogo en su actividad.
  • Desinfectar la sala de cirugía.
  • Realizar radiografías y ortopantomografías.
  • Gestionar la consulta y la sala de cirugía.
  • Recibir y atender a los pacientes.
  • Cobrar los servicios prestados.
  • Recibir llamadas telefónicas.
  • Preparar los registros del día siguiente.
  • Comprar materiales y suministros.
  • Resolver otras tareas administrativas.

El sector de la odontología y la salud bucodental está cada vez más reconocido, por su importancia en el estado de salud general de las personas. Por ello cada vez estamos más sensibilizados con la importancia de la salud y la higiene bucal. Además, las innovaciones en este sector son continuas y te sentirás feliz al colaborar en el cuidado, la protección y la ayuda a otras personas. Llámanos y te facilitaremos toda la información relacionada con este curso.

Consejos para cuidar tu higiene bucal

En realidad, mantener una correcta higiene bucal no resulta tan difícil. Solo es necesario adquirir una serie de hábitos en el día a día. Gracias a ello, de manera natural y progresiva, tu boca y tus dientes serán más que saludables:

· Cepilla tus dientes a diario, tres veces al día y no menos de tres minutos cada vez. Hazlo con suavidad y moviendo el cepillo en desplazamientos cortos.

· Limpia también tu lengua y tus encías con el propio cepillo.

· Sustituye tu cepillo de manera periódica. ¡No esperes a que su aspecto sea deplorable! Normalmente, al cabo de tres meses está ya inservible.

· Realiza enjuagues bucales con colutorios para protegerte de las bacterias.

· Utiliza el hilo dental una vez al día. De este forma, conseguirás llegar donde el cepillo no puede.

· Mastica chicles sin azúcar para reducir el nivel de acidez en tu boca tras las comidas.

· Deja a un lado las chuches y las bebidas muy frías. Además de desgastar el esmalte dental, el azúcar y el frío generan sensaciones negativas.

· Come sano y variado. ¿Quieres hidratar bien tu dentadura? Incluye en tu dieta alimentos como la sandía, el melón, el tomate o las sardinas.

· Acude al dentista, al menos, una vez al año. La prevención y resolver cualquier problema rápidamente son dos aspectos esenciales.