En psicología infantil, no es oro todo lo que reluce. Y es que generalmente, la niñez se asocia a la felicidad plena y absoluta y también a la ausencia de problemas. Sin embargo, esto no deja de ser un estereotipo que poco tiene que ver con la realidad. Y es que los niños también pueden gestionar negativamente sus emociones y sufrir trastornos, patologías o problemas. En el post de hoy, te contamos todo lo que debes saber sobre psicología infantil y los diferentes trastornos de la conducta en niños y te animamos a echar un vistazo a nuestro curso Certificación Experto Psicología Infantil y Adolescente + Coaching Infantil y Juvenil. Conviértete en un experto en este ámbito y a tu ritmo.

Qué es la psicología infantil?

Las teorías de la psicología infantil estudian el comportamiento del niño desde que nace hasta que se sumerge en la adolescencia. Esta especialidad de la psicología se centra principalmente en el estudio físico, motor, cognitivo, perceptivo, afectivo y social del más pequeño.

Entonces ¿cuándo y porqué recurrir a la psicología infantil? Un problema mental o emocional en la niñez puede traer problemas graves consecuencias en su adolescencia y adultez. Como la drogadicción, los vicios, el alcoholismo, la violencia, entre otras, pueden ser consecuencias de un problema en la niñez.

Psicología infantil: Trastornos infantiles y sus síntomas

Trastornos infantiles emocionales:

En el ámbito de la psicología infantil, los trastornos emocionales son aquellos que afectan a la vida del niño/a sin que sus allegados y entorno sea capaz de detectarlos. Esto se debe a que la mayoría de conductas no son claras ni  fáciles de detectar (por ej. la ansiedad o el estado de ánimo). En éste sentido, el trabajo de los psicólogos infantiles será determinante para detectar de qué manera afecta el factor ambiental en el comportamiento del niño el factor ambiental y si existe el factor biológico.

Algunos de los trastornos cuyo principal componente es la ansiedad son:

  • Trastorno de Ansiedad por separación
  • Mutismo selectivo
  • Fobias infantiles
  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • Trastornos de estrés-postraumático

Trastornos infantiles de conducta:

Se caracterizan por la presencia de comportamientos antisociales que se escapan y rompen con las reglas sociales apropiadas a la edad. De hecho, se estima que las causas o condiciones que contribuyen a su desarrollo son multifactoriales, por lo que muchos factores podrían contribuir a la causa. 

Al igual que en los trastornos infantiles emocionales, el papel de la familia resulta una pieza clave fundamental para el correcto desarrollo conductual y cognitivo del niño/a. Veamos qué tipos de trastornos conductuales son los más comunes:

  • Trastornos por conductas perturbadoras
  • Trastornos por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)
  • Trastorno negativista desafiante
  • Trastorno disocial
  • Trastorno de la eliminación
  • Trastornos por tics
  • Trastornos de la conducta alimentaria

Trastornos del sueño:

Los trastornos del sueño en los niños son un mal muy común en las consultas de psicología infantil. Se estima que el insomnio o comúnmente llamado el “mal dormir” afecta a un 30% de los niños entre los 6 meses y los 5 años. Existen diferentes causas que pueden producir dificultades para conciliar el sueño como: las pesadillas, los terrores nocturnos, los despertares frecuentes, el sonambulismo o las negativas para dormir. 

Todos ellos, pueden darse como consecuencia de algunos malos hábitos en el sueño o bien (y en no más de un 5% de los casos) por una causa médica subyacente.

Trastornos del aprendizaje:

Las discapacidades del aprendizaje o también conocidos como, trastornos del aprendizaje son normalmente detectados a una edad temprana. Se trata de un problema que recae en la dificultad de procesamiento de la información que impide al más pequeño aprender algunas habilidades necesarias para el buen desempeño cognitivo e intelectual. 

En psicología infantil, este tipo de trastornos suelen detectarse pronto en la escuela, donde el niño/a se esfuerza en realizar las tareas y competencias basadas en la edad, la inteligencia y el rendimiento académico sin éxito. Algunas de ellas, pueden ser, habilidades de visión y espacio, habilidades sociales o habilidades académicas como la lectura, la escritura o las matemática.

Esto puede dar lugar a que el niño/a pueda experimentar una serie de emociones negativas como la ansiedad, la baja autoestima o la pérdida de motivación y que finalmente, todo derive en el fracaso escolar. La detección temprana de este tipo de signos es fundamental para reconducir la situación a manos de los especialistas y establecer ciertas pautas y estrategias que le ayuden a mejorar el aprendizaje tanto dentro como fuera de la escuela.

A continuación, veamos algunos de los tipos de trastornos del aprendizaje en niños más importantes:

  • Dislexia
  • Discalculia
  • Trastornos del Aprendizaje no Verbal
  • Disgrafía
  • Disortografía
  • Disfasia

Trastornos infantiles del desarrollo:

Este tipo de trastornos pueden ser perfectamente perceptibles en los primeros años de vida del niño/a. Se pueden manifestar de muchas maneras aunque normalmente se manifiesta con el retraso en algunas de las áreas de desarrollo.

Entonces, ¿si tenemos sospechas en qué debemos fijarnos? Pues en las tres áreas principales que son: el aprendizaje, las relaciones sociales y la conducta, el comportamiento y el autocontrol. Estos son algunos de los trastornos cuyo principal componente es el mal desarrollo funcional en los niños:

  • Trastorno Autista
  • Trastorno de Rett
  • Trastorno Desintegrativo Infantil
  • Síndrome de Asperger

Generalmente, la detección de los trastornos infantiles del desarrollo es mucho más difícil que en otras edades. Esta complejidad radica en la necesidad de usar información proveniente de la familia. Por lo tanto, conocer los principales síntomas de los posibles trastornos es un punto clave a la hora de la detección precoz.