La risoterapia para niños es una disciplina que tiene múltiples beneficios para los más pequeños y es una de las formas más divertidas, económicas y eficaces de mejorar su salud física y mental. Y es qué, ¿a quién no le gusta reírse a carcajadas? Si te gustaría descubrir cómo utilizar el humor para modificar nuestro estado de ánimo y el de los más pequeños de casa, quédate en nuestro Blog y sigue leyendo. Además, recuerda que en nuestra escuela puedes especializarte como terapeuta y monitor experto con nuestro Máster en Risoterapia + Monitor de Talleres de Risoterapia.

 

¿Qué es la risoterapia?

Los orígenes de la risoterapia como disciplina complementaria dentro del campo de la psicología datan alrededor del siglo VI a.C. Sin embargo, no recibe esta designación hasta finales del siglo XX. Los primeros en practicarla fueron los taoístas, los cuales predicaban que la sonrisa hacia el <<yo>>  garantizaba una mejor esperanza de vida, salud y por supuesto, felicidad. Pero no es hasta finales de los 70, cuando el precursor e inventor de la risoterapia, P. Adams, crea el primer centro con fines médicos y terapéuticos: el Instituto Gesundheit.

¿Pero qué es la risoterapia? Se trata de una técnica que combina por partes iguales, la psicología y la terapia y que utiliza la risa como medio para conseguir elevar el estado de bienestar de la persona. La risa es una función biológica y desde luego, una forma excelente para potenciar nuestra capacidad para sentir y desconectar. 

 

Beneficios y curiosidades de la risa

La risa es un lenguaje universal conocido por todo el mundo, como un signo de alegría y bienestar. Sin embargo, es cierto que no se ríe de igual modo en todas partes. Por ejemplo, en los países con clima frío, la gente ríe menos que en países con climas cálidos. Por lo tanto, factores como la cultura, el clima, etc. influyen notablemente en forma e intensidad.

En un mundo lleno de incertidumbre y conflictos, la mejor medicina y la más efectiva sin duda, es el sentido del humor, que a su vez, es lo que provoca en nosotros la risa. Y es que, reir nos hace olvidar por completo y por un momento nuestros problemas. Mientras uno ríe no existe nada más y si lo hacemos en grupo la experiencia se vuelve más gratificante. Veamos cuáles son los beneficios y el porqué de su importancia:

La risa en grupo:

  • Favorece la secreción de serotonina y también hace que nos sintamos mejor con nosotros mismos
  • Menos de 10 minutos de risa actúan como un analgésico en nuestro organismo
  • Protege a nuestro cuerpo de infecciones haciéndolo más resistente a las enfermedades
  • Levanta el ánimo e inmuniza contra la depresión y la angustia
  • Cuando uno se ríe, entra el doble de aire en los pulmones por lo tanto, se oxigena la piel
  • Al reirnos hacemos ejercicio. Con cada carcajada se ponen en marcha hasta 400 músculos diferentes
  • Beneficia el aparato digestivo y facilita la digestión. También ayuda a eliminar los ácidos grasos y contribuye a eliminar toxinas

La risa y la familia:

  • Nos ayuda a mediar en los conflictos y a aliviar las tensiones del día a día. Y por supuesto, a disfrutar y mejorar la comunicación con los que nos rodean.

La risa y la educación:

  • Es necesaria para dar una respuesta positiva como sociedad
  • Nos ayuda a comprender el mundo que nos rodea. Es decir, nos hace ver la realidad desde diferentes puntos de vista y nos permite contemplar otras perspectivas de la misma cara de la moneda.
  • Es una herramienta que nos ayuda a potenciar y estimular la creatividad

 

Risoterapia para niños: Aprender a reírse

De media, un niño se ríe alrededor de 350 veces al día. Sin embargo, a medida que nos hacemos mayores y nos toca vivir todo tipo de experiencias, la risa es cada vez más difícil. Así que, como casi cualquier otro ejercicio, necesita ser practicada. La práctica hace al maestro, se aprende a reír.

En las escuelas de risoterapia para niños y adultos, se enseñan las técnicas orientadas a reírse de situaciones de los demás y también de las de uno mismo. Es importante, tener en cuenta que los profesores no son humoristas, sino técnicos que nos enseñan a reír de la mejor forma posible sin esperar algo gracioso para hacerlo, y se preparan y estudian para ello.

En qué consiste una clase de risoterapia

En una clase de risoterapia convencional, se repasa todo lo referente a la risa en las diferentes culturas, así como las distintas clases de risa que se conocen. También, se estudia la parte de la memoria en la que almacenamos los momentos en los que se ha producido la risa. Una parte práctica de estiramientos: el movimiento desbloquea el cuerpo y éste se relaja. Por eso es muy frecuente, realizar ejercicios de pulmones, espalda y estómago, para reír de la mejor forma y con la máxima facilidad. 

Ejercicios de risoterapia para niños

Aunque igual de divertidas, en el caso de la risoterapia para niños, las clases son mucho más sencillas y amenas. Además, suelen llevarse a cabo mediante actividades en grupos pequeños con el fin de que los niños y niñas refuercen aspectos como el optimismo, el positivismo y el disfrute. Veamos cuáles son los ejercicios, juegos y dinámicas más comunes:

  • Mirar fijamente a otra persona y esperar a ver quién de los dos aguanta más tiempo sin reírse. Complicado no reírse a carcajadas.
  • Mimo: Los niños tienen que intentar transmitir mediante gestos cualquier cosa que se les ocurra sin hablar ¡Se parten de risa!
  • Adivinar un animal por medio de pistas (tamaño, colores…)
  • Me río y me enfado: Para que funcione tenemos que provocar la risa en los más pequeños y a la señal, pedirles que se pongan serios. Esta pauta repetida varias veces hace de esta técnica ¡una de las más complejas y divertidas!
  • Espejito- espejito: Un clásico. Nos ponemos delante del espejo con el fin de intentar imitar al compañero. Si el que hace de espejo ve a otro que lo hace igual, puede elegir al siguiente.
  • Te paso mi risa: Se forma un círculo y uno sale al centro. Tiene que intentar pasar la risa a otro compañero solamente mirándole a los ojos.

Estas son solo algunas de las diferentes técnicas de risoterapia para niños, pero existen muchas más como por ejemplo, las cosquillas. Potenciar la comunicación con el fin de buscar la diversión y ayudar a los más pequeños a desinhibirse y crear lazos resistentes entre los compañeros está en nuestras manos ¿Y tú, te animas a reir como un niño?