fbpx

Con frecuencia, la música es definida como una actividad artística. En este sentido, consiste en organizar y combinar elementos sonoros según unas reglas y determinados tiempos. Quien la aprecia amplía su capacidad de expresarse mediante el canto o la danza. Sin embargo, como verás a continuación, los beneficios de escuchar música van mucho más allá de poder bailarla o crearla. Ese conjunto de sonidos seguramente te produce una sensación de orden y continuidad, además de evocar distintos sentimientos. Está íntimamente relacionado con las raíces culturales de quienes componen, interpretan o disfrutan de la música. Por esa razón, es propia y característica de cada civilización y época. ¿Te apasiona este ámbito? No te pierdas entonces nuestra Certificación en Sonido y Producción Musical.

Beneficios de escuchar música

La música preferida evoluciona junto a las experiencias de cada persona. Hay un vínculo entre los seres humanos y los sonidos que se expresa en muchas frases, tales como «cambiar de tono» o «estar en armonía». Por otra parte, ampliar el sentido musical incide positivamente en el desarrollo intelectual y emocional de los niños. Es, pues, importante a todas las edades. A continuación, te explicamos algunos de los más importantes beneficios de escuchar música.

Su importancia a nivel psicológico

Los expertos en ciencias de la conducta recomiendan utilizar tonos medios o graves para calmar a los bebés con mucha energía. Así, se quedan dormidos a la vez que van familiarizándose con los sonidos y su armonía. Posteriormente, aprender canciones o bailes les ayudará a ser más disciplinados y a ceñirse a una rutina para alcanzar determinadas metas. Además, este niño podrá interesarse por las artes. Desarrollará entonces el pensamiento creativo y la curiosidad intelectual, muy útiles para resolver problemas concretos.

Los maestros de música dicen que los niños que cantan son felices. Los adultos también pueden ser personas más satisfechas, pues existen incontables beneficios de escuchar música. Te ayudará a nivel emocional y mental a:

  • Estimular la secreción de dopamina en el cerebro. A este neurotransmisor, responsable de la regulación positiva de las emociones, se le ha llamado la hormona de la felicidad.
  • Por un mecanismo similar, escuchar sonidos agradables reduce el estado depresivo.
  • Una música suave te ayuda a dormir mejor, a fumar menos y a dejar de comer por ansiedad.
  • Las canciones interpretadas al piano o con la guitarra te hacen estar más sereno al conducir el coche.
  • Ayuda a recordar a quienes padecen la enfermedad de Alzheimer, en quienes produce un efecto descrito como «un despertar». Por otro lado, mantiene el cerebro activo hasta las edades más avanzadas.
  • El rendimiento académico mejora. Sin duda, este es uno de los mayores beneficios de escuchar música.
  • La memoria y la inteligencia verbal se optimizan en niños y adultos. La capacidad de escoger y entender palabras es una habilidad que se perfecciona.
  • Evoca momentos felices, por lo que te sentirás más optimista y confiado.

Efectos físicos de escuchar música

La relajación que inducen las melodías es uno de los más evidentes beneficios de escuchar música. Las hay que están especialmente concebidas para meditar. Se componen de sonidos de la naturaleza y de algunos artificiales, como gongs siberianos. Las que tienen una frecuencia de sesenta a ochenta golpes por minuto semejan los latidos cardíacos y suelen ser las más eficaces. Te llevan de vuelta, en cierto modo, a la paz del útero materno.

El resultado de escuchar estos sonidos es que disipas el estrés. De esta manera, puedes aliviar ciertos dolores, como las cefaleas y los producidos por contracturas musculares. También se ha visto que aceleran el tiempo de recuperación de las personas que han sufrido un ictus cerebral. Es otro de los beneficios de escuchar música.

Respecto a la cirugía, has de saber que existen evidencias importantes. La música ayuda a quienes han pasado por una intervención cardíaca. Además, contribuye a relajar al paciente antes de inducir la anestesia mediante fármacos, a veces incluso mejor que los fármacos.

Las personas que se entrenan para competiciones o por necesidades de salud mejoran su rendimiento. En estos casos, es más útil la música rápida. Aparte de darte un ritmo constante, ejerce un efecto alentador y te distrae de la fatiga. En cuanto al sistema cardiovascular, reduce la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

Musicoterapia

Se puede definir como la utilización de la música o de sus componentes (armonía, ritmo, melodía y sonido) en diversas áreas. Es muy positiva en diversos campos, como la comunicación, la expresión y el aprendizaje. Se basa en cuatro experiencias musicales diferentes: la escucha, la improvisación, la composición y la recreación.

Mediante diferentes técnicas, se busca compensar deficiencias o acelerar el proceso de aprendizaje. La música produce un impacto en el sistema sensorial y motor, en los que actúa como estimulante o sedante. Si nos referimos al aspecto cognitivo, fomenta la creatividad y mejora la memoria. Entre sus efectos positivos, podemos destacar los siguientes:

  • Aumento de la velocidad y capacidad de aprendizaje.
  • Mejor concentración.
  • Menor nivel de ansiedad.
  • Más fuerza muscular y coordinación.
  • Reduce el aislamiento y fomenta la interacción social.

Los niños con trastorno del espectro autista o con déficit de atención pueden beneficiarse mucho. Se relajan y obtienen una herramienta para crear un espacio en el que se sienten confiados. Por otra parte, los niños con hiperactividad llegan a sentirse muy serenos.

Aprender música

La educación musical genera incontables beneficios en quien aprende a cantar o a tocar un instrumento. Es una disciplina que requiere esfuerzo y dedicación, pero que permite obtener abundantes frutos.

Cuando te dedicas a estas actividades, agilizas tu memoria y la capacidad de atención. Las destrezas motoras finas y las capacidades matemáticas reciben un estímulo constante. Se desarrolla la percepción auditiva y, al participar en un coro o en un grupo musical, mejoran el sentido de compromiso y el trabajo en equipo. Por otra parte, interpretar o cantar en público aumenta la autoestima y ayuda a vencer los miedos.

Seguramente imaginabas que la expresión musical era positiva. Pero siempre estamos aprendiendo de ella y los beneficios de escuchar música se amplían cada día más. Pon tu favorita cada vez que puedas hacerlo y tendrás una mejor calidad de vida.