fbpx

La etología canina es una disciplina que estudia cómo se comportan los perros. Cuando la mascota se comporta de forma distinta a lo habitual y no sabemos por qué, es cuando interviene el etólogo. Este profesional puede ayudar a determinar si hay algún problema conductual en el perro o si, por el contrario, dicho comportamiento está dentro de la normalidad.

¿Te gustan los perros y quieres formarte en este campo de la biología conductual? Consulta nuestro máster de etólogo canino, solicita información y amplía tus conocimientos en educación animal.

¿Qué es la etología canina?

La etología canina estudia la conducta de los perros para analizar sus distintos comportamientos y comprender por qué actúan de una forma determinada.

Saber qué lleva a un animal a responder de una manera u otra no siempre es fácil. Y es que, además, como seres humanos tendemos a juzgar a las mascotas desde nuestro propio prisma. Por ello, la implicación de los etólogos es fundamental para contar con una perspectiva experta y objetiva.

Preguntas frecuentes en etología

¿Por qué hay perros que ponen la casa patas arriba cuando no están sus dueños? O, ¿por qué les da por comer hierba? Hay comportamientos recurrentes en los perros que tienen una explicación y, sobre ello, trabajan los etólogos.

Otras cuestiones que suscitan curiosidad y que son motivo de estudio de la etología son: por qué los canes se revuelcan en los restos de otra animal o qué les conduce a ingerir heces, por ejemplo. Sobre ello cabe apuntar que, aunque las personas percibimos estas acciones como desagradables y lejanas a la normalidad, son respuestas innatas e instintivas de los animales.

¿Qué hace un etólogo canino?

Muchas personas sienten un amor profundo por sus perros y se preocupan cuando algo difiere de lo común. Al no poder contarnos qué les pasa con palabras, puede resultar difícil detectar posibles alteraciones. Es en este punto en el que un etólogo puede contribuir a disipar preocupaciones y, más importante aún, a entender el comportamiento de un perro.

Además de estudiar y comprender las causas del comportamiento de los perros, el etólogo también se ocupa de encontrar la forma de modificar la conducta del perro cuando sea posible y necesario. Este último punto puede llevar a confusión. Sí, el etólogo estudia por qué un perro actúa como lo hace, pero también se encarga de modificar una mala conducta. ¿También es adiestrador de perros? Lo vemos más claro en el siguiente apartado.

Diferencias entre etología canina y adiestramiento de perros

El etólogo estudia el comportamiento del perro desde un punto de vista psicológico. Busca comprender por qué hace lo que hace, diagnostica problemas de conducta canina y es un experto en el lenguaje corporal de los perros. En este sentido, es fundamental entender cómo funciona la comunicación canina y qué implican determinados comportamientos.

Por otro lado, encontramos la figura del adiestrador de perros. Este profesional entrena a los perros para que se comporten de una forma concreta. Les enseñan disciplina y obediencia para que aprendan a realizar alguna actividad. A veces el adiestrador puede tener conocimientos de etología, pero no siempre es así.

Finalmente, encontramos otro tipo de profesionales: los etólogos veterinarios. Existen algunos comportamientos muy relacionados, por ejemplo, con el funcionamiento de los órganos de los perros. Además, como adelantábamos anteriormente, algunas conductas pueden ser síntoma de enfermedades o estados patológicos anormales en perros, y de analizarlo, se ocupa la etología veterinaria.

Cuándo acudir al etólogo

Hay que acudir al etólogo cuando sospechamos que hay problemas de conducta canina. Si de repente ha dejado de ser tan sociable como antes, si está más agresivo o si se comporta de forma extraña en comparación a lo habitual… son ejemplos que pueden requerir una valoración.

En general, existen cinco tipos de conducta que pueden requerir la intervención de un etólogo canino: 

  • Cuando el animal presenta problemas de aprendizaje.
  • Si tiene conductas agresivas y problemas de mordidas.
  • En situaciones en que el perro presente un miedo excesivo o le notemos extremadamente ansioso.
  • Si tiene problemas de conductas obsesivas.
  • En caso de que la mascota haya cambiado su forma de socializar tanto con nosotros como con otros animales.

Dónde estudiar etología canina

Cada vez son más las personas que se decantan por formarse en este ámbito de la biología y la veterinaria. Quienes desean especializarse en este ámbito, lo hacen a través de cursos en etología canina, a través de los cuales obtienen los conocimientos fundamentales para adentrarse en este mundo.

Si estás buscando aprender más de esta área de la biología animal, en Escuela ELBS te ofrecemos el máster online en etología, una formación especializada que te permitirá comprender la importancia y el rol del etólogo canino.

Cursar el máster en etología canina de Escuela ELBS

Nuestro programa educativo en etología del perro está diseñado para transmitir saberes sobre el estudio y la intervención del comportamiento animal. Es una especialización enfocada a conocer la ciencia que analiza, en este caso, la conducta del perro. Asimismo, la titulación aporta las herramientas necesarias para detectar, valorar y mejorar las actitudes y las acciones de las mascotas.

A lo largo del máster, el estudiante obtiene habilidades para identificar conductas relevantes y aplicar técnicas de etología y adiestramiento canino en condiciones de seguridad y siguiendo el marco legislativo. Además, en la formación se identifican los tipos de conductas agresivas y se facilitan las pautas para corregirlas.

¿Te interesa saber más? Consulta todos los detalles de nuestro máster y solicita la información sin ningún tipo de compromiso. Lidera tu carrera profesional ahora de la mano de Escuela ELBS.