fbpx

¿Te apasiona la cultura y te gustaría dedicarte profesionalmente a ello? Se trata de un área profesional con numerosas oportunidades, siendo una de ellas la gestión cultural. Este ámbito proporciona una serie de herramientas que permiten crear, desarrollar, emprender y gestionar proyectos de instituciones y compañías de la industria cultural y creativa. Así que, si quieres saber más sobre este sector y a qué se dedica un gestor cultural, sigue leyendo. Y recuerda que puedes formarte en este campo profesional a través del máster en gestión de museos.

¿Qué es la gestión cultural?

La gestión cultural es un campo de estudio que abarca todas aquellas actividades y proyectos, desde su diseño, desarrollo y ejecución, que forman parte de la industria cultural y creativa.

Este ámbito surgió para dar respuesta a la necesidad de administrar todos los recursos y servicios a través de herramientas que sirven para diseñar e impulsar proyectos culturales.

Si hablamos de gestión cultural desde un punto de vista más profesional, se trataría de la gestión de bienes y recursos culturales de una institución, evento o infraestructura (como un museo), con la finalidad de que un producto cultural llegue al mayor número de usuarios.

Tipos de productos culturales

Los productos culturales hacen referencia a cualquier actividad en este ámbito, ya sea un bien o servicio. Veamos en qué consiste cada uno:

  • Bien cultural. Se trata de la creación individual, producida y materializada en serie de una actividad artística. Su consumo es masivo debido a la elevada difusión y las empresas que lo fabrican y comercializan persiguen un fin lucrativo. Un ejemplo de ello son los libros, los cd’s y los vídeos.
  • Servicio cultural. En este caso, se trata de una actividad artística que se consume en el momento de su exhibición o ejecución. Son actividades de naturaleza única y no lucrativas. Las obras de teatro o los conciertos son servicios culturales.

La importancia de la gestión cultural

Como ya sabrás, la cultura engloba las costumbres, los conocimientos y las tradiciones de una época o grupo social. Todo ello se convierte en una forma de expresión, a través de la cual se puede recrear y difundir la historia de un pueblo, a la vez que se consolida el sentimiento de pertenencia a una comunidad o país. De esta manera, todas las naciones del mundo tienen un gran número de manifestaciones culturales y lingüísticas que provienen de sus tradiciones y de la evolución de estas.

Y aquí es donde reside la importancia de la gestión cultural, ya que gracias a este campo de estudio las manifestaciones culturales pueden ser gestionadas, conservadas y promovidas. A través de la gestión cultural se forman estrategias de promoción, transmisión y cohesión que fomentan el desarrollo de una sociedad que aprecia la cultura y la integra en su vida.

Ahora bien, para garantizar el éxito de dichas estrategias, estas deben ser ideadas y gestionadas por profesionales altamente cualificados, tanto en estudios como competencias. Y es que los gestores culturales son, en gran parte, los encargados de fomentar el desarrollo de trabajos artísticos, así como de conservar y difundir la cultura.

Objetivos de la gestión cultural

Como ves, la gestión de la cultura consiste en la promoción y el reconocimiento de prácticas culturales, la creación artística y de nuevos productos. También engloba la divulgación y la promoción de los valores culturales, la preservación de la memoria colectiva y la conservación de los bienes culturales. Ahora bien, los objetivos varían dependiendo de:

  • La gestión cultural privada. En este ámbito se persigue la rentabilidad, aunque no siempre es así, porque muchas veces la gestión cultural forma parte de una estrategia mayor. Un ejemplo de ello son las fundaciones que pertenecen a entidades financieras.
  • La gestión cultural pública. La prioridad está en garantizar la accesibilidad y la calidad de los bienes o servicios culturales que se ofrecen.

¿Cuáles son las funciones de un gestor cultural?

En primer lugar, es importante destacar que el gestor cultural no debe confundirse con el técnico de cultura o el animador sociocultural. Aunque los tres perfiles ejercen en el sector de la cultura, sus funciones distan de ser las mismas.

El gestor cultural ejerce de mediador entre la creación, la participación y el consumo cultural. Asimismo, desarrolla proyectos artísticos y culturales, a la vez que gestiona su integración en una estrategia social, de mercado o incluso territorial.

Debido a su responsabilidad, es imprescindible que cuente con una amplia visión del sector cultural, sabiendo la viabilidad de un proyecto y del que se responsabiliza en todas las áreas que lo conforman, como son la financiación, la gestión, la planificación, la contratación, la promoción, etc.

Competencias del gestor cultural

Para poder llevar a cabo todas sus responsabilidades profesionalmente, el gestor cultural debe contar con una serie de habilidades y competencias altamente valoradas en el sector. Estas son:

  • Capacidad para alcanzar objetivos. Trabaja con una meta clara para alcanzar el éxito en los resultados. Para ello, busca la mejora constantemente y mantiene una actitud proactiva y cooperante con el resto de equipo de profesionales.
  • Eficiencia. Encuentra el equilibrio entre recursos y resultados, prioriza la calidad y la sostenibilidad y aporta mejoras con relación al funcionamiento de entidades culturales. También apuesta por la creatividad, la flexibilidad y la innovación a la hora de abordar su trabajo.
  • Criterio. Tiene la capacidad de abordar un proyecto y apostar por la mejor opción. Para ello necesita añadir valor al mismo proyecto y saber tomar decisiones.
  • Alto nivel de conocimientos, sobre todo para poder valorar el trabajo relacionado con prácticas artísticas. Para ello, es capaz de detectar el talento y facilita el diálogo con el artista.
  • Flexibilidad. Su trabajo implica cambios constantes y dinamismo, lo que implica ser capaz de adaptarse a los plazos, trabajar en equipo y tener iniciativa.

Formarse en gestión cultural en Escuela ELBS

Ahora que ya sabes en qué consiste la gestión cultural y los profesionales que se dedican a ello, debes saber que en Escuela ELBS puedes adquirir una serie de conocimientos que te especializarán en la dirección y gestión de museos, un elemento imprescindible de la gestión y promoción de la cultura.

A través de este máster online conocerás en profundidad el concepto de museo y todo lo que implica, así como el papel del museo como conservador de colecciones, como organización y como equipo humano.

Por otro lado, conocerás cómo se montan, funcionan y se estructuran las exposiciones, la importancia del público y la difusión cultural de los museos, así como su función educativa. También adquirirás conocimientos y nociones en financiación, gestión documental, normativa y prevención de riesgos y el papel de las nuevas tecnologías en los museos.

Así pues, si buscas una formación con contenidos sólidos y relacionados con el ámbito cultural, no dudes en formarte en Escuela ELBS.