fbpx

Los pasos para meditar se fortalecen a través de la experiencia. Algunas personas no afianzan el hábito de dedicar algo de tiempo para sí mismas. Debido a esto, puede surgir una sensación de incomodidad durante el inicio del proceso. Ten en cuenta que es algo que suele ocurrir cuando la persona no está acostumbrada al silencio y a la introspección. Los pasos para meditar son muy sencillos, como verás a continuación. Además, recuerda que en Escuela ELBS podrás formarte profesionalmente en este ámbito. Echa ahora un vistazo a nuestra Certificación Experto en Psicología Holística.

Qué es la meditación

Se trata de una experiencia de atención plena y conexión con el presente, y es una disciplina que requiere de práctica y entrenamiento. La meditación es un proceso de autodescubrimiento personal y encuentro con el aquí y el ahora. La concentración se centra en el instante actual y, en consecuencia, la nostalgia del pasado o las preocupaciones de futuro quedan en un segundo plano. La meditación es la aceptación de la realidad tal y como es. Por eso, para algunas personas que quieren iniciarse en esta práctica, la meditación puede resultar “incómoda”: no estamos acostumbrados a dejar todo atrás menos el yo, el aquí y el ahora.

En la meditación, la persona se distancia de su propio pensamiento. No se identifica ni se agarra a aquellas ideas y creencias que irrumpen espontáneamente durante el proceso. Por medio de la atención plena y la respiración consciente conectas con el plano de la existencia. Los pasos para meditar no son complejos y, sin embargo, producen frutos significativos a largo plazo.

¿En qué puede ayudarte la meditación?

Cuando la meditación se integra en tu estilo de vida, proporciona recursos y herramientas para alcanzar la felicidad. Existen diferentes obstáculos y distracciones que pueden alejarte del presente. Por el contrario, el arte de meditar te ofrece herramientas para conectar nuevamente con el instante más inmediato. Puede ayudarte a pasar tiempo de calidad contigo mismo.

Es una experiencia de introspección por medio de la cual puedes profundizar en tu diálogo interno. De este modo, tomas conciencia de la forma en la que te hablas a ti mismo y cultivas la amabilidad, la aceptación y el amor. Te das el espacio, la compañía y el tiempo que necesitas.

La meditación te ayuda a observar la realidad desde una mirada profunda. Es decir, no quedas atrapado en el plano de lo aparente, desde donde surgen las conclusiones precipitadas. Descubres que tú no eres los éxitos que forman parte de tu vida, pero tampoco los fracasos. Tu identidad no está determinada por las posesiones. Del mismo modo, tu esencia no está condicionada por la naturaleza cambiante de pensamientos y sentimientos.

Beneficios de la meditación

La práctica de la meditación ha crecido en la sociedad actual. Ten en cuenta que ofrece beneficios que muchas personas experimentan en su vida diaria:

  1. El hábito de meditar es un anclaje de resiliencia. Alimenta la autoestima, el desarrollo personal y la constancia. La persona adquiere recursos y habilidades que utiliza en su día a día.
  2. Cuidado de la salud. La respiración consciente produce beneficios significativos en el bienestar corporal y emocional. Respirar es un acto muy natural que, sin embargo, puede verse condicionado por diferentes factores como, por ejemplo, el estrés continuado, la prisa y las preocupaciones.
  3. Te enseña a diferenciar entre algo que es verdaderamente importante y una cuestión secundaria. Observas la realidad desde un nivel de profundidad en el que no confundes lo accidental con lo esencial. En consecuencia, te permite conectar con tu orden de prioridades, incluso cuando te has distanciado del mismo.
  4. Prevenir y reducir el estrés familiar o laboral. Te aporta un estado de calma, serenidad y relajación. En consecuencia, es un medio de prevención para minimizar el impacto de aquellos estímulos que generan una tensión interna.
  5. Descanso. Existen distintas preocupaciones que producen un peso en el ánimo. La meditación te ayuda a desprenderte de esa carga. Además, el estado de relajación también crea las condiciones favorables para un sueño reparador.
  6. Compartes tiempo contigo y, en consecuencia, te conoces. Aprendes a tratarte con el amor y el respeto que mereces.

Los pasos para meditar comienzan incluso antes de realizar una práctica. Prepara el momento para crear unas condiciones ideales para la calma y la relajación. Por ejemplo, visualiza el instante en el que meditas en tu habitación.

Pasos para meditar

A continuación, vamos a darte algunos consejos básicos que te pueden ser de utilidad para practicar esta experiencia personal:

  1. En primer lugar, elige un espacio de tu casa cómodo y silencioso. Elimina las distracciones tecnológicas. Es mejor que el teléfono móvil se encuentre en otra habitación. Es muy importante que la estancia esté ordenada. Ten en cuenta que el desorden puede incrementar la incomodidad durante el proceso.
  2. Cuida tu postura corporal. Por ejemplo, puedes sentarte en una alfombra o sobre un cojín. Adopta una posición cómoda y relajada. Para ello, es recomendable que utilices un look deportivo y cómodo. Evita aquellas prendas que te producen algún tipo de molestia.
  3. Comienza con la realización de ejercicios de meditación breves. Puedes integrar una práctica de unos pocos minutos. Cuando hayas creado una rutina, incrementa el tiempo de forma gradual.
  4. Respira de forma consciente; es uno de los pasos para meditar. Puedes centrar tu atención en este acto natural.
  5. No escuches aquellas excusas que pueden boicotear un ejercicio de meditación. Por ejemplo, evita aquellas acciones que realizas de forma automática. No mires el teléfono móvil, el reloj o el ordenador. Las distracciones externas se convierten en una forma de huir de uno mismo. No te identifiques con aquellas ideas y pensamientos incómodos que surgen durante el acto de meditar. Forman parte de un proceso de atención plena.

Conecta con contigo mismo y con el entorno por medio de los estímulos que recibes

La meditación alimenta el vínculo con el ahora. ¿Pero cuál es la vía que te acerca al instante actual? Cuando observas con detenimiento los detalles de un objeto que tienes ante tus ojos, fijas tu atención en ese punto. Cuando escuchas un sonido relajante, captas sus matices por medio del oído. Y cuando atiendes las sensaciones de tu cuerpo, conectas con el ahora.

Por tanto, aquí tienes una selección de pasos para meditar, una propuesta que puede servirte de guía. Sin embargo, existen otras opciones posibles. Por ejemplo, también puedes practicar la meditación durante un paseo relajante por un paisaje natural. Observa las formas, el movimiento, los contrastes y los colores del entorno.