fbpx

El plan de tesorería es, en esencia, una previsión de los pagos y los cobros de una empresa. A través de este documento podemos visualizar el crecimiento económico y tomar decisiones de forma más certera. Así pues, se trata de un elemento imprescindible en cualquier negocio. Así pues, si quieres saber más sobre las utilidades del plan de tesorería, así como elaborar uno, sigue leyendo. Y recuerda que puedes formarte en gestión empresarial a través de la certificación en auxiliar administrativo.

¿Qué es un plan de tesorería?

El plan de tesorería nos permite ver hacia dónde va la empresa. Podemos encontrar tanto los pagos que tenemos que hacer como los cobros que recibiremos, por lo que esta información es fundamental a la hora de tomar decisiones. Así pues, nos permite conocer nuestra empresa a nivel económico.

A la hora de elaborar un plan de empresa, se debe tener en cuenta desde qué punto parte la empresa, conociendo la situación actual. A través de este punto de inicio, empezaremos a fijar objetivos y plazos. Además, el plan de tesorería nos permitirá tener un control continuo de nuestra empresa, pudiendo detectar posibles problemáticas a nivel económico y tomar las medidas que sean necesarias.

¿Para qué sirve la tesorería en una empresa?

Dentro de una empresa, la tesorería es vital, ya que se trata de un indicativo sobre la disponibilidad económica de esta en todo momento. Permite realizar un control de los recursos monetarios y organizarlos de acuerdo a las necesidades que puedan surgir. En este sentido, es una de las áreas clave en la toma de decisiones.

Asimismo, contar con un plan de tesorería tiene otros beneficios destacables.

Beneficios de tener un plan de tesorería

Además de mantener un control sobre el dinero que hay en una empresa, disponer un plan de tesorería permite:

  • Prever el nivel de liquidez de la empresa en los siguientes meses.
  • Tomar mejores decisiones de acuerdo con la situación de la empresa.
  • Conocer la posibilidad de la empresa de hacer frente a los pagos que tiene por delante.
  • Decidir las posibles inversiones de futuro.
  • Mejorar la gestión de la empresa de acuerdo a los datos que aporte dicho plan.
  • Determinar si se necesita recurrir a financiación ajena.

Cómo elaborar un plan de tesorería paso a paso

A la hora de establecer una pauta para las previsiones de tesorería, hablaremos de dos categorías de datos: cobros y pagos.

  • Pagos: habitualmente tardan entre 30 a 60 días en recibirse. Este holgado período de tiempo hace que pueda resultar confuso si no contamos con un plan de previsiones.
  • Cobros: sucede lo mismo que con los pagos. Para saber cuándo recibiremos un dinero con exactitud debemos tener un sistema para marcarlo, es decir, un plan de tesorería.

Un tercer punto que se debe considerar es la influencia del IVA. No debemos perderlo de vista en nuestro plan, puesto que cualquier operación contará con su porcentaje correspondiente. Esto significa que tendremos que llevar a cabo las declaraciones del IVA de nuestra empresa, lo que puede suponer una alteración de nuestros planes si no lo hemos contemplado con anterioridad.

A la hora de evitar alteraciones, además, deberemos diferenciar entre los distintos tipos de pagos y cobros a los que haremos frente.

Tipos de pagos

Dentro de la categoría de los pagos, podemos encontrar:

  • Pagos correspondientes a la actividad normal de la empresa. En este apartado se incluyen aquellos pagos que una empresa debe afrontar de forma sistémica. Un buen ejemplo serían las nóminas de los trabajadores o el pago del alquiler de las oficinas, por ejemplo.
  • Pagos extraordinarios. Esta categoría incluye los pagos imprevistos como posibles sanciones o transacciones puntuales.
  • Pagos correspondientes a operaciones financieras. Dentro de este apartado también podemos incluir operaciones con resultados adversos, como podría ser el rendimiento negativo de alguna inversión.

Tipos de cobros

Por otro lado, dentro de la categoría de cobros también podemos diferenciar entre tres tipos, en la misma línea que en el apartado anterior:

  • Cobros por prestación de servicios. Son aquellos que corresponden a la actividad profesional y habitual de nuestra empresa.
  • Cobros extraordinarios. Este tipo de cobros se corresponden a los que pudieran derivar de subvenciones o devoluciones de impuestos, también, por lo general, imprevistos.
  • Cobros correspondientes a operaciones financieras. En esta categoría encontramos los productos financieros o incluso el rendimiento positivo de inversiones, por ejemplo.

Pasos para hacer un plan de tesorería

Para planificar los movimientos económicos y establecer un plan de previsiones para una empresa, es necesario elaborar un plan de tesorería. Y para hacerlo se debe:

  1. Diseñar un excel con todos los datos relacionados con los cobros y pagos.
  2. Situar cada categoría en el eje vertical, y los distintos meses del año en el eje horizontal.
  3. En cada tabla se debe hacer una estimación relacionada con lo que pensamos cobrar o pagar ese mes, aplicando el IVA correspondiente.
  4. Después de este desglose, se tiene que crear un nuevo cuadro. En la columna de concepto se deben incluir estos valores:
    1. Saldo inicial: el saldo de tesorería que haya cada mes, el cual coincidirá con el saldo final del anterior.
    2. Total cobros: este dato se extrae del apartado de cobros del cuadro anterior.
    3. Total pagos: igual que en el apartado de cobros, se debe realizar con el cuadro de pagos.
    4. Saldo neto: esta cifra corresponderá a la diferencia entre los ingresos y los gastos de un mes.
    5. Saldo final: esta cifra se obtiene a través de la suma del saldo inicial y el saldo neto.

Más allá de cuál sea nuestra capacidad de planificación, hay una serie de factores que van a influir en la tesorería de un negocio. El plazo y las condiciones de cobro influyen enormemente en ella, puesto que pueden no verse reflejadas sobre el papel hasta pasados los 3 meses. Se trata, pues, de un tipo de trabajo que debe ser realizado por una persona meticulosa, responsable y capaz de asumir retos en su trabajo. Y si crees que puedes ser una de ellas, no dudes en ampliar tus conocimientos en gestión empresarial a través de los cursos en administración empresarial de Escuela ELBS.