Seguro que tú también has oído hablar en mas de una ocasión de los famosos quemadores de grasa que hacen milagros. Algunos de ellos confirman tener efectos adelgazantes inmediatos pero, ¿esto es realmente cierto? Hoy queremos explicaros más acerca de esta pregunta tan común y sobre qué otras alternativas pueden llevarse a cabo. Además, os recordamos que podéis ampliar vuestra formación en este sector con nuestro Curso Personal Trainer.

Productos quemadores de grasa

Actualmente en el mercado existen diversos productos que prometen una pérdida de grasa, a aquel usuario que lo consuma, a una rapidez y con unos efectos dignos de estudio.

Y es que la grasa y la gordura no es un juego. Estar en forma no solo tiene que ver con el aspecto físico sino que principalmente tiene que ver con nuestra salud.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi el 40% de la población mundial mayor de 18 años tiene sobrepeso, de los cuales más de 650 millones son obesos. Esta condición aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos del aparato locomotor y algunos tipos de cánceres.

Esta población, a veces casi desesperada, recurre a los famosos quemadores de grasa para reducir su peso, pero, ¿son efectivos son realmente?

En el mercado existe una amplia variedad de productos para bajar de peso que se venden en diferentes presentaciones como complementos nutricionales, cremas reductoras, batidos y hasta productos naturales.

De lo que trata realmente la composición de estos productos no tiene nada que ver con productos naturales sino que en la mayoría se componen de compuestos químicos, termogénicos, que se mezclan con nuestro organismo para conseguir ese efecto quema grasa.

Los más famosos actualmente en el mercado son el Ecut-Pro Termogénico Natural, X7Fire, L-Carnitina Liquid 3000, CLA 1000, L-Acetyl-L-Carnitine y L-Carnitine Tartrate.

¿Qué es la termogénesis?

Básicamente se trata de la producción de calor por parte de nuestro cuerpo. Nuestro cerebro mantiene el cuerpo a temperatura constante dentro de unos límites definidos, y para ello debe consumir constantemente energía, que obtiene de los nutrientes que ingerimos.

Esta producción de calor se regula automáticamente, como muchos otros procesos orgánicos que sufrimos sin a penas darnos cuenta. Los productos termogénicos tienen la capacidad de activar ciertos receptores de las células que les hacen creer que el cerebro les pide que aumenten la producción de calor a través del consumo de ácidos grasos de las reservas grasas del cuerpo, lo que provoca una reducción de estas grasas.

Reducen los depósitos de grasa y mejoran el ratio grasa/masa muscular, es decir, la proporción entre la grasa y la masa muscular, a través del aumento del metabolismo.

Aumenta la energía y predispone al organismo para la actividad física mediante un aumento del aporte de sustratos energéticos al músculo.

¿Por qué no consumirlos?

Diversos estudios revelan que el consumo de este tipo de quemadores de grasa han provocado en pacientes problemas de hipertensión, arritmias cardiacas, dolores de cabeza, mareos e incluso dificultad para orinar. A su vez, los efectos que pueden llegar a causar complicaciones como diabetes, depresión y enfermedades tiroideas.

¿Cuáles son las mejores alternativas?

Por ahora, la mejor fórmula para conseguir bajar de peso y de grasa de una forma real y duradera es cambiar tu estilo de vida. ¿Qué queremos decir con esto?

La práctica de ejercicio frecuente es una de las mejores formas de bajar de peso y de reducir el índice de grasa corporal. Sin embargo, no todos necesitamos la misma intensidad ni la misma rutina de ejercicios ya que el cuerpo y la alimentación de cada uno son factores externos que afectan en este proceso.

La mejor solución para seguir conseguir un entrenamiento individualizado y hecho a medida es contratar un personal trainer. ¿Pero por qué elegir un entrenador personal?

Principalmente porque estás contratando los servicios de un profesional que supervisará continuamente tu forma de entrenar, evitando así que sufras cualquier tipo de lesión que tanto miedo dan entre los principiantes.

Otro de los motivos es que dejarás atrás la desesperación por no llegar a ver los resultados esperados en un corto periodo de tiempo ya que ganarás en motivación y positivismo, obteniendo el máximo rendimiento.

Estarás realizando ejercicios diseñados únicamente para ti, disfrutando de clases totalmente individualizadas, ajustadas a tu horario, por lo que la falta de tiempo no será un problema.

Pondrás un objetivo clave que te ayudará diariamente a seguir con tu rutina, ya no solo para perder peso, sino para ganar calidad de vida a largo plazo.

Alimentos quema grasas naturales

La perdida de peso siempre está presente en nuestras mentes aunque es algo que no debe obsesionarnos. Lo que sí es conviene es tener en cuenta son ciertos alimentos que nos ayudan a eliminar grasas, ya sea por su poder saciante o porque aceleran el metabolismo.

Entre los más habituales se encuentran los cereales integrales como el trigo, la avena, el arroz o el maíz, ya que contienen vitamina E, cinc, magnesio y vitamina B6 entre otros.

Destacan también la carne magra y el pescado ya que estimulan la activación del metabolismo en su digestión y consumen mucha energía.

Los lácteos bajos en grasa y descremados aportan vitaminaD y calcio, aportan pocas calorías y poseen un gran efecto saciante.

Pero estos alimentos no deben ser la base principal de nuestra alimentación. Para empezar a llevar una vida más saludable, a parte del deporte, nuestra rutina alimentaria debe cambiar, no solo para perder peso a corto plazo, sino para mejorar nuestra calidad de vida a la larga. Para ellos el consejo principal es eliminar (o intentar reducir al máximo) los ultraprocesados y volver a la comida tradicional, que es la base de una alimentación sana.

No se trata de hacer dieta para perder peso, ni de complementar la alimentación con batidos o fármacos que nos ayuden a adelgazar, se trata de comer lo que comían nuestras abuelas y bisabuelas, alimentos frescos que hayan sido mínimamente procesados, que carezcan de azúcares añadidos, harinas, aceites vegetales refinados, aditivos y sal.

Un caro ejemplo de estos alimentos son las verduras, las hortalizas, las frutas, los frutos secos, las legumbres, los huevos, los quesos artesanos, las carnes, el café y el cacao puro, las infusiones, los pescados, los mariscos y los aceites vírgenes.

En definitiva, cambiar tu alimentación de raíz y contratar los servicios de un personal trainer para que te ayude a cambiar tu rutina deportiva son pasos cruciales para bajar de peso, reducir la grasa corporal y sobre todo, mejorar tu calidad de vida.