Una de las formas de tener una buena salud es cuidar nuestra alimentación, comer de una forma adecuada y nutritiva, manteniendo una alimentación balanceada. Para muchos es difícil seguir una dieta equilibrada, ya que la llamada “comida rápida” llama mucho más la atención por su sabor, pero sin duda esa es la peor elección para llevar un estilo de vida saludable. Si estás interesado en formarte en este ámbito, no te pierdas nuestro Programa Superior en Dietética y Nutrición + Coaching Nutricional (Doble Titulación).

¿Qué es la dieta balanceada?

La dieta balanceada consiste en ingerir todos los alimentos necesarios para estar sanos y bien nutridos en proporciones adecuadas. Para ello debemos tener una dieta completa, que debe contemplar todos los nutrientes necesarios. También debe estar equilibrada en su justa medida, introduciendo los diferentes grupos de alimentos para conseguir un buen balance. Asimismo, la base de una alimentación balanceada es la personalización de la dieta: esta debe cumplir los requisitos nutricionales de quien la consume, ya que la dieta va a ser diferente para cada persona según su estado nutricional, salud y edad. De esta manera, cada alimento contribuye a convertir nuestra dieta en un sistema de alimentación balanceada de una manera especial.

5 recetas fáciles para conseguir una alimentación balanceada

A continuación, os dejamos 5 ejemplos de platos fáciles y rápidos de hacer que os ayudarán a mantener una dieta equilibrada.

1-. PASTA CON VERDURAS (para una persona)

Ingredientes:

  • 80 gramos de pasta integral.
  • ¼ de cebolla.
  • Tomate triturado (no frito).
  • Setas variadas.
  • Espárragos verdes.
  • 1 pimiento rojo.
  • Orégano.
  • Sal y pimienta.

Preparación:

  • Hierve la pasta con una pizca la sal. Mientras, prepara el sofrito de verduras.
  • Limpia y corta las verduras. Pon un poco de aceite en la sartén y añade la cebolla picada. Cuando esté blanquecina, añade los vegetales por orden: primero los espárragos, después el pimiento y luego las setas.
  • Cuando los alimentos estén listos, baja el fuego y tira el tomate triturado para que se mezcle con las verduras. Añade un poco más de sal y pimienta y deja cocer el tomate.
  • Una vez todo listo, solo hay que mezclar la pasta con el sofrito y poner un poco de orégano para dar el toque final, ¡Y a comer esta receta de alimentación balanceada!

2-. POLLO AL HORNO CON VERDURAS

Ingredientes:

  • 1 muslo de pollo.
  • Pimiento rojo.
  • Cebolla.
  • Alcachofas.
  • Sal y pimienta.

Preparación:

  • Precalienta el horno a una temperatura de 200º por arriba y por abajo.
  • Añade la cebolla cortada en una bandeja junto al pimiento también cortado, las alcachofas y el muslo de pollo.
  • Salpimienta todos los ingredientes y echa un chorrito de aceite de oliva sobre la carne.
  • Mete la bandeja con todos los ingredientes al horno durante 30 o 40 minutos a una temperatura de 180º por arriba y por abajo. ¡Que aproveche!

3-. HAMBURGUESAS DE LENTEJAS

Ingredientes:

  • 1 bote de lentejas cocidas de 500g.
  • 1 zanahoria.
  • 1 huevo.
  • ½ cebolla.
  • 10 cucharadas de pan rallado.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal.

Preparación:

  • Lava, pela y corta la zanahoria y la cebolla a taquitos pequeños.
  • Pon a calentar una sartén a fuego medio, aboca un poco de aceite e incorpórale la cebolla hasta que veas que está más transparente.
  • Añade la zanahoria, junto con un poco de sal y pimienta y deja que se cueza durante unos minutos.
  • Mientras las verduras están en el fuego, escurre las lentejas en un colador con agua fría, ponlas en un bol grande y aplástalas con un tenedor.
  • Cuando la verdura esté lista, añade las lentejas y mézclalo todo. Añade el huevo a la mezcla y remueve bien todos los alimentos.
  • Finalmente, pon el pan rallado en un plato y haz la forma de las hamburguesas con la masa anterior.
  • Escalfa una sartén y haz las hamburguesas 4 minutos por cada lado hasta que estén torradas. ¡Buen provecho!

4-. CREMA DE GUISANTES CON HUEVO COCIDO

Ingredientes:

  • ¼ de puerro.
  • 1 patata pequeña.
  • 3 puñados de guisantes.
  • 1 huevo.

Preparación:

  • Rehoga el puerro y la patata en una cazuelita con un hilo de aceite durante unos 5 minutos.
  • Incorpoa los guisantes y añade agua hasta que queden cubiertos.
  • Cuécelo durante 15 minutos más y después tritúralo.
  • Cuando esté listo, ponlo en un plato hondo y procede a cocer el huevo.
  • Un truco para cocer el huevo y que quede perfecto es sacar los huevos de la nevera un rato antes de ponerlos a cocer. Si no, al meterlos directamente en el agua hirviendo, se pueden agrietar fácilmente.
  • Puedes darle el toque final añadiendo algunas virutas de jamón u hojitas de menta. ¡Ya tenemos otra receta para la alimentación balanceada!

5-. TALLARINES DE CALABACÍN CON PESTO ROJO

Ingredientes:

  • 2 calabacines.
  • 6 tomates secos.
  • 1 cebolleta.
  • 40g de avellanas.
  • 1 diente de ajo.
  • 50g de queso parmesano rallado.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.

Preparación:

  • Pon los tomates secos en un cuenco cubiertos con agua templada y déjalos en remojo durante unos 15 minutos, para elaborar después el pesto rojo.
  • Para hacer los tallarines, primero lávalos y sécalos. Después córtalos a láminas finas.

Para elaborar el pesto rojo

  • Limpia la cebolleta y corta sus raíces, extraeyendo la primera capa y la parte más dura. Pela también el ajo.
  • Escurre los tomates que estaban en remojo.
  • Retira la piel de las avellanas.
  • Pica todos los ingredientes en trozos muy pequeños y mézclalos en un cuenco.
  • Finalmente, añade el queso parmesano y 3 cucharadas de aceite.
  • Remueve el conjunto hasta que todo quede bien integrado.
  • Cubre la mezcla con film de cocina y deja reposar el pesto hasta el momento de servir.

Elaboramos el plato final

  • Escalda los tallarines de calabacín en agua hirviendo con ½ cucharadita de sal durante un par de minutos.
  • Déjalos escurrir en un colador.
  • Finalmente, repártelos en 4 platos con el pesto rojo por encima. ¡Que aproveche!

Estas cinco recetas son muy fáciles de hacer y están realmente deliciosas. Te ayudarán a ver que comer sano también puede ser divertido y además te sentirás mejor contigo mismo. Puedes utilizarlas para mantener una dieta balanceada junto y unirlo a tu rutina de ejercicio diario.