A lo largo de tu vida profesional, tendrás que enfrentarte a elecciones, no siempre fáciles, que harán cambiar de rumbo tu vida al 100%. De hecho, se estima que de promedio la nueva generación millennial, cambiará de trabajo una media de cuatro veces antes de cumplir los 32 años. Esto es, prácticamente el doble respecto a la generación anterior.

Cada vez somos más colaborativos, autosuficientes, innovadores y creativos. Sin embargo, estas mismas cualidades son un arma de doble filo para las empresas.

Si te gustaría dar un giro a tu rumbo profesional y aún no sabes por dónde empezar, no te pierdas, nuestro post ¡te contamos todas las claves para que tu salto a un nuevo camino profesional, no sea al vacío sino al éxito!. Además, recuerda que en nuestra escuela puedes aprender a gestionar adecuadamente cualquier proceso de cambio con nuestro Máster en Coaching Personal y Programación Neurolingüística. Una formación especializada 100% online y/o a distancia, con tutor personal y certificación experto.

Cuándo hay que cambiar

Cambiar de empleo es una decisión en la que se deben sopesar muchos factores. Cuando a pesar de ocupar un puesto de trabajo relativamente estable y cómodo sientes que no es tu lugar, tomar la determinación de marcharte es complicado. Son muchas las dudas que te surgen. Y muchos los miedos que te invaden. Pero, ¿cómo podemos saber cuándo ha llegado el momento de afrontar el cambio? Aquí te dejamos algunas de las señales o síntomas de la insatisfacción laboral:

  • Sensación de cansancio constante
  • Concentración mínima y dificultad para decidir
  • Desmotivación y falta de entusiasmo a la hora de realizar las tareas de cada día
  • Trastornos psicológicos y de salud
  • Sensación de negativismo, cinismo y cambios frecuentes de humor
  • Baja productividad y rendimiento laboral. 
  • Experimentar el síndrome de Bournout o de Estocolmo
  • Escasas relaciones con tus compañeros del trabajo
  • Clima laboral enrarecido o mal ambiente
  • Falta de expectativas y metas alcanzables
  • Malas condiciones laborales
  •  Tener un proyecto personal definido

Cómo cambiar la dirección de tu vida profesional con éxito

El reto de cambiar tu rumbo profesional o bien, emprender tu propio negocio puede llegar a bloquearte y hacer que desistas de la misión u objetivo principal para ti. Pero la verdad, es que esta circunstancia cada vez es más común en la sociedad. Gracias al desarrollo de la tecnología y el auge del trabajo independiente, más personas que nunca se reinventan a sí mismas con el cambio de carrera y vida profesional. Sin embargo, dar un paso de estas características requiere establecer una metodología correcta de análisis y ejecución. Veamos las cuatro formas de lograr dar un cambio de rumbo profesional sin fracasar en el intento:

– Define tus objetivos profesionales:

Empezar una nueva carrera profesional no es una decisión fácil de tomar y requiere asegurarnos bien de a dónde queremos llegar y qué queremos alcanzar con ello. En este sentido, aspectos como nuestras habilidades, competencias, intereses y horarios, entre otros, deberán ser analizados y tenidos en cuenta al detalle. ¿Qué nos gusta? ¿Qué nos inspira? ¿Cuál es nuestro propósito? ¿Cuáles son nuestras habilidades e intereses? Reflexionar sobre todas estas cuestiones es fundamental antes de tomar cualquier acción.

– Sé realista con tus expectativas:

En ocasiones, nuestros objetivos no son realistas. Y es que no podemos esperar que nuestra experiencia, sistemas o metodologías aprendidas con anterioridad nos vayan a servir una vez nos hayamos incorporado a un nuevo puesto de trabajo. Como ya hemos mencionado anteriormente, la tecnología y el mercado laboral avanzan a pasos agigantados y como nunca antes se había experimentado. Así que, desde este punto de vista, es posible que la mayor parte de los procedimientos y prácticas adquiridas en el pasado, se hayan quedado algo obsoletas.

Esto significa que, la adaptación al cambio podría llevarte más tiempo del esperado, lo que representa que existen muchas probabilidades de que tus inicios sucedan desde una posición más baja y esto merme tus expectativas. Sin duda, cambiar de vida profesional es un paso que requiere altas dosis de positividad, por ello, nuestra recomendación es que te prepares a conciencia para afrontar todos los posibles contratiempos que puedan surgir durante el camino. 

– Adquiere nuevas habilidades:

Una vez decidamos dar el salto a otra industria, es probable que necesitemos actualizarnos o especializarnos en alguna de las habilidades requeridas para el puesto. Para prepararte, no es necesario que empieces ninguna carrera universitaria ni ninguna diplomatura, aunque sí, será beneficioso que realices una especialización de Máster o Postgrado en línea, que te permita conciliar trabajo y vida personal sin problemas. Ser una persona preparada (y segura de ti misma) te abrirá un abanico de posibilidades, que de otro modo, no serían posibles.

– Construye una red sólida de contactos:

Establecer redes y relaciones fuertes con otros profesionales del sector, nos ayudará a que nuestros inicios en una nueva industria sean mucho más fáciles y que un cambio de rumbo en nuestra vida profesional sea posible. Hacer networking puede resultar ser una medida muy efectiva para empezar y una muy buena estrategia para establecer lazos sólidos y buenas oportunidades para un futuro próximo.