Hoy en día nos pasamos los días corriendo de un lado para otro y muchas veces sin saber bien hacia a dónde vamos ni porqué hacemos lo que hacemos. No somos conscientes de que el estilo de vida que ha adoptado el conjunto de la sociedad moderna puede traernos consecuencias negativas para nuestra salud. Incluso algunos expertos apuntan que podemos llegar a enfermar por este ritmo frenético. Debido a ello, cada vez son más las corrientes científicas que apoyan la filosofía oriental y las prácticas basadas en el uso de terapias naturales. Por ello, desde la escuela ELBS hemos creado el Curso en Naturopatía y Herbodietética. Una formación 100% online que puedes empezar desde cero, a tu ritmo y con certificación de experto. ¿Te unes? Hoy os explicamos cuántos tipos de terapias naturales podemos encontrar y detallamos los beneficios que cada una de ellas pueden aportarnos.

Beneficios de las terapias naturales:

Las terapias naturales nos pueden ayudar a estar mejor con nosotros mismos, desde el interior hacia el exterior y sobretodo a fluir mejor en términos de energías y vibración. Gracias a ésta energía que recibimos ya sea en forma de calor, masaje o punción lo que conseguimos es unificar los pensamientos con las emociones y la acción. En definitiva, cuando hablamos de terapias naturales no nos centramos sólo en la raíz de la enfermedad sino que buscamos la mejoría y la salud a través del equilibrio entre pensamientos y emociones.

Es importante aclarar, que las terapias naturales en el contexto médico no son excluyentes entre sí, por lo tanto, tanto las terapias naturales como la medicina tradicional deben ser complementarias y trabajar en conjunto en pos de nuestro bienestar general.

Tipos de terapias naturales:

En primer lugar hablamos de la naturopatía. Tener conocimientos sobre naturopatía es muy importante para conocernos mejor a nosotros mismos y así ayudar a los demás ya sea en temas de nutrición o gestión de las emociones o ambas. Desde consultas hasta terapias son muchas las salidas laborales de ésta nueva vertiente, por ello, si te sientes atraído por este ámbito, no puedes perder la oportunidad de formarte profesionalmente en él. Veamos a continuación cuántos tipos de terapias naturales podemos encontrar en este sector.

Acupuntura:

Ésta es una práctica de la medicina tradicional china que consiste en insertar una o más agujas finas sobre una determinada parte de nuestro cuerpo. Su finalidad principal es la de reducir el dolor en determinadas zonas del cuerpo. También, disminuir emociones negativas como la ansiedad, el miedo o el estrés. Es compatible con todo tipo de dolencias, no tiene efectos secundarios. Y aunque depende de cada caso concreto e estima que con unas 10 sesiones de esta terapia natural podríamos empezar a notar cambios notables en nuestro cuerpo. Si te gustaría ampliar tus conocimientos y profundizar un poco más en ésta técnica milenaria, no te pierdas nuestro curso de Certificación Experto en Acupuntura ¡te encantará!

Reiki:

El reiki significa energía universal en su sílaba (re-) y energía vital en la sílaba (ki-). Ésta es una práctica pensada para equilibrar tanto el nivel físico (inflamaciones, fracturas etc.) como el emocional (depresión, estrés, insomnio…) y una excelente terapia natural para canalizar nuestra energía. Está reconocida por la OMS y consiste en detectar los chakras, transmitir la energía a través de las manos y analizar qué puntos presentan algún tipo de alteración a nivel energético para tratarlos y conseguir una armonía y relajación a todos los niveles.

Shiatsu:

Ésta técnica milenaria japonesa también nos puede ayudar a combatir dolencias derivadas del estrés, contracturas, dolor de espalda hasta estados de ánimo nerviosos. Al igual que las anteriores, no tiene efectos secundarios y se practica en un futón en sesiones de 50 minutos cada una. El shiatsu significa presión con los dedos y esto es precisamente lo que el terapeuta realiza sobre determinados puntos que también se utilizan en la acupuntura para relajar la zona y que la energía pueda fluir mejor.

Reflexología podal:

Otra de las terapias naturales que puedes poner en práctica es la reflexología podal que consiste en aplicar masajes en ciertas zonas de la planta del pie. Al encontrarse cada uno de nuestros órganos del cuerpo reflejado en ésta zona, podemos conseguir que la energía fluya mejor a través de los mismos. En nuestro Máster en Reflexología te explicamos todos los conocimientos y técnicas necesarias para convertirte en un profesional experto y con futuro en ésta especialidad.

Risoterapia:

¡Una de las favoritas! Ésta terapia natural consiste en una serie de actividades donde la gente que participa a través de una serie de juegos se divierte y desbloquea su cuerpo para que la risa pueda fluir sin pensar en nada más. Así que ¿a qué esperas para probarlo? Saca el niño que llevas dentro ¡y diviértete! Y además, si te fascina y te interesa recuerda que en nuestra escuela puedes cursar el Máster en Risoterapia + Monitor de Talleres de Risoterapia

Arteterapia:

Tal y como dice su nombre, la arteterapia es una disciplina donde se emplean diferentes recursos artísticos que van desde el teatro, la danza, las artes plásticas hasta la música. Todo con el fin terapéutico de favorecer el desarrollo integral individual. También se trata de un viaje hacia el interior y el yo interno. Sin embargo, a diferencia de las anteriores terapias, ésta se puede practicar a través de los colores, la pintura o el dibujo; un buen ejemplo de esta modalidad sería la arteterapia mediante mandalas.